27/8/13

Expiación

En la gran casa de campo de la familia Tallis, la madre se ha encerrado en su habitación con migraña, y el señor Tallis, un importante funcionario, está, como casi siempre, en Londres. Briony, la hija menor, de trece años, desesperada por ser adulta y ya herida por la literatura, ha escrito una obra de teatro para agasajar a su hermano León, que ha terminado sus exámenes en la universidad y hoy vuelve a casa con un amigo. Cecilia, la mayor de los Tallis, también ha regresado hace unos días de Cambridge, donde no ha obtenido las altas notas que esperaba. Quien sí lo ha hecho, en cambio, es Robbie Turner, el brillante hijo de la criada de los Tallis y protegido de la familia, que paga sus estudios.

Es el día más caluroso del verano de 1935 y las vidas de los habitantes de la mansión parecen deslizarse, como la novela, con apacible elegancia. Pero si el lector ha aguzado el oído, ya habrá percibido unas sutiles notas disonantes, y comienza a esperar el instante en que el gusano que habita en la deliciosa manzana asome la cabeza. ¿Por dónde lo hará? Hay una curiosa tensión entre Cecilia y Robbie. Y otra situación potencialmente peligrosa: la hermana de la señora Tallis ha abandonado a su marido, se ha marchado a París con otro hombre y ha enviado a su hija Lola, una nínfula quinceañera, sabia y seductora, a casa de sus tíos. Y la ferozmente imaginativa Briony ve a Cecilia que sale empapada de una fuente, vestida solamente con su ropa interior, mientras Robbie la mira... 

Mi opinión

A veces está bien coger un libro sin tener ni idea de qué va porque te dejas sorprender, en este caso me encantó el libro del maravilloso Ian McEwan.

Supongo que todos conoceréis esta historia por la película que hay hecha y supongo que no formaréis conmigo el pequeño grupo de personas que nunca se han visto esa película.

Este libro te hace pensar en la consecuencia que tienen los actos, en lo que puede llegar a pasar por un error que cometes y es que todo empieza tras el error que comete la estúpida de la hermana pequeña, Briony, a la que yo he cogido una enorme manía. La verdad es que le tengo la misma manía que mi querido Robbie le tiene. Bueno, todos la odiamos, al menos los personajes normales de este libro.

¿Qué pasaría si, porque tu querida prima te ha comido la cabeza con engaños, metes a un hombre inocente en la cárcel arruinándole así la vida? Pues que la fastidias, así sin más Es lo que pasa en esta novela, en la que aprendes que antes hay que escuchar (y usar el cerebro que no viene mal).

Tengo que decir que cuando salían los pensamientos de Briony quise matarla varias veces quemar el libro o tirarlo por la ventana o darle de tortas a la niña. Es de esas personas que son egoístas y que cuando no son el centro de atención se vuelven algo locas. Querida Briony, si ves algo por la ventana antes de sacar conclusiones erróneas pregunta a tu hermana qué es lo que ha pasado, no creas que el hombre bueno es un violador. En serio, un maníaco. ¿Estamos tontos?

La verdad es que me entretuve muchísimo leyendo esta historia, todas las consecuencias, como la de que Cecilia retire la palabra a su familia y se las arregle ella sola.

El libro está dividido en tres partes: Briony de pequeña, Robbie en la guerra y Cecilia de enfermera, y, finalmente, Briony tratando de arreglar las cosas. Tengo que decir que la parte que más me ha gustado ha sido la primera, en la segunda te meten muchas cosas de guerra que a veces piensas ¿y a mí qué más me da? Pero tengo que decir que me lo he pasado muy bien con esta novela.

La forma de escribir de Ian es muy buena, aunque a veces se te haga todo algo lento, y tampoco es que sea una novela excesivamente larga así que se lee en poco tiempo si le coges el gusto. Aunque tengo que decir que no es una novela para todo el mundo, porque seguro que a muchos se les hace una pesadez.

FICHA TÉNICA 

Editorial: Anagrama
Fecha: 2002
Páginas: 448
Precio: 19, 50€

No hay comentarios: