3/12/13

The duff

Bianca no se considera la más guapa del instituto, pero sí demasiado lista para dejarse engañar por el atractivo y mujeriego Wesley Rush. Por eso, cuando Wesley la llama Duff -apodo que utiliza para referirse a la chica menos agraciada de un grupo de amigas-, lo último que ella espera es acabar besándose con él. 


Pero ha pasado y, aunque lo odia con todas sus fuerzas, el beso le gusta. Y sin apenas saber cómo, empiezan una relación secreta de amigos (o enemigos) con derecho a roce. 


Poco a poco, Bianca descubrirá que tienen algo en común: ambos esconden un problema familiar. Resulta, además, que él la comprende y la escucha. De pronto se da cuenta, con horror, de que tal vez haya algo más que sexo entre ellos

Mi opinión

Kody Keplinger ha escrito una fantástica novela con la que me he sentido muy identificada en algunos momentos.

Bianca es una protagonista que me cae extremadamente bien, últimamente estoy en racha, por su forma de ser. Es muy cínica pero de una forma incluso adorable, a mí me encantaría tenerla de amiga. Se pasa el rato diciendo que está bien para no preocupar a la gente (de qué me sonará eso) y en comparación con sus amigas está rellenita. La verdad es que, a pesar de que utilice a Wesley con el tema del sexo, no me parece en ningún momento una guarra, ni una fresca ni nada. Osea, no está bien utilizar a la gente, entendedme, pero gracias a su escritora lo ves de otra forma. Quizás la comparas sin querer con Hester de La letra escarlata.


Voy a ir a lo que me interesa, los hombres de esta novela. Wesley y Toby. Bien, Wesly en un momento del libro dice exactamente lo que pienso yo de Toby. Es un pedante. Sí, es insoportable, cada vez que decía algo me daban ganas de pegarle, abofetearle, para a ver si así se hacía una persona normal pero qué pena que sea un libro... lo haría con muchísimo gusto. En cambio Wesley es un amor y es el tipo de chico que me gusta. Además, no es el chico que está de moda ahora en los libros. Sí, es el chico malo pero no es posesivo, mandón, no es un Christian Grey, diré para abreviar. Y no sabéis como me gusta eso. Es un simple mujeriego que se acuesta con chicas para no pasarse el día solo en su casa gigante. Es un chico al que no le gusta estar solo y, seamos sinceros, a mí tampoco me gusta. Kody Keplinger, te aplaudo por haber creado a un personaje tan fantástico como Wesley, al que cojes cariño desde el principio. Obviamente se sabía que no era tan malo, y se preocupa mucho por Bianca, aunque parezca que no.

El libro también tiene su parte dura, no va a ser todo amor, amor y amor. Aburriría si fuera solo eso. La historia también mete el alcoholismo, la separación/divorcio de unos padres, los problemas de dejar a tus amigas por el novio. ¿Quién no ha tenido alguna amiga que ha dejado de quedar porque se pasa el día con el novio? Lo sé, todos hemos tenido de eso.


Bueno, en cuanto a como está escrito. Se lee rápido, y no se hace para nada pesado. Yo incluso me he reído, pero también he llorado porque es lo que hace este libro. Te hace llorar, enfadarte... por una vez el chico no es el que deja a la chica (aleluya) ni el que tiene miedo así que se aparta (aleluya). Para mí está escrita de una forma sencilla y clara, no se anda con esas metáforas que no hay quien las entienda, tampoco se detiene a describirte cada sitio que pisa, cosa que agradezco porque no soporto las grandes y pesadas descripciones. Para mí es uno de los mejores libros de este año. Es un libro realmente fantástico que te llega al corazón sin hacer grandes esfuerzos. 


FICHA TÉCNICA

Editorial:Plataforma Neo

Fecha:2013

Páginas:304

Precio: 15,90€

3 comentarios:

Sergio Guillén dijo...

¡Hola!
Yo quiero leer este libro desde que salió, ya que parece ser muy interesante aunque algo tópica.
Besitos <3

Cris Hocicos dijo...

A mí me gustó mucho *_*

Un beso^^

Leyna dijo...

Me gustó mucho este libro =)
El ritmo es muy ágil, tiene humor y unos personajes muy peculiares ^^

Os sigooo, ¿os pasáis? Un abrazo :P