5/5/14

Te vas sin decir adiós

la portada es una preciosidad
Desde el amargo divorcio de sus padres, Mclean y su padre se han mudado varias veces; han vivido en cuatro ciudades durante los últimos dos años. Alejada de su madre y de su nueva familia, Mclean ha seguido a su padre dejando el infeliz pasado atrás. Y cada nuevo lugar le da la oportunidad de adoptar una nueva personalidad: pasa de ser animadora a una diva del teatro, hasta que, ahora, por primera vez, descubre el deseo de permanecer en un lugar y simplemente ser ella misma. Tal vez Dave, su vecino, le puede ayudar.

Mi opinión

Desde que leí el primer libro que trajeron de Sarah Dessen a España, me enamoré de sus historias. Y esta, por supuesto, no es una excepción.

Mclean no siempre ha sido McLean, fue Eliza, Beth, Lizbet. Cambiarse su nombre era una forma de empezar de cero, de olvidarse de que su madre había dejado a su padre por el entrenador de baloncesto que tanto les había gustado a ellos. Es una forma de olvidarse de todos los traslados. Una manera de reinventarse, su escudo. Pero cuando se trasladan otra vez, ella vuelve a ser Mclean. No se cambia de nombre, y es simplemente ella. 

Si os esperáis una historia de amor que llena páginas y más páginas, este libro no es para vosotros. Si por algo se caracteriza Sarah Dessen es por hacer historias en las que el romanticismo no es lo más importante. Y aquí lo más importante es la relación paternal. Mclean no se habla con su madre y con su padre tiene una relación extraña, parece su mujer o su madre. Ella es la señora de la casa, la que se encarga de que todo esté como debe. Mclean tiene una maravillosa relación con su padre, a quién cree que debe proteger. Y echa la culpa de todo a su madre.

Es interesante esta novela porque ves lo que causa el divorcio en los hijos. El divorcio, aunque muchos digan que no, es cosa de tres: padres e hijos. Es algo que va a afectar a los hijos sí o sí y en este caso pasa eso. 

Mclean se ha mudado por el trabajo de su padre a muchos lugares. Ella lo hace por que lo ha elegido, no quiere quedarse en su ciudad natal con su madre porque no quiere esa familia así que accede a irse a un montón de lugares con su padre, donde nunca tiene una relación cercana con nadie. Ninguno sabe su historia, ni su nombre real. Es una forma de empezar de cero. Y es algo que, como he dicho antes, no hace aquí. Mclean confía en Dave, su vecino, y en Deb, la chica marginada de la escuela que resulta ser un encanto, y tiene su grupo de amigas. Hace todo diferente. Cuenta a Dave sus problemas, habla de su vida, cena con ellos, hacen planes. Algo normal. 

Lo malo es que ella sabe que algún día se marchará y, lo que le sorprende, no quiere. 


Un gran personaje segundario es Opal, la encargada del restaurante donde trabaja ahora el padre. Es una persona luchadora, alguien que defiende lo que quiere. Además una persona comprometida. Es muy gracioso cuando tiene que hacer una maqueta de la ciudad y casi le da algo porque ningún "criminal" va a hacerlo. Menos mal que están Dave, Mclean y Deb para ayudar.

Además, a lo largo de la novela va mejorando su relación con su madre. Al principio por petición de su padrastro y luego porque ve que lo necesita. Después de todo, no es más que una niña que necesita a su madre aunque pretenda fingir que no. 

Una cosa que me encanta de las novelas de Sarah Dessen es el chico de la historia. Sí, el "protagonista masculino" de sus libros. Son todos raros. En Una canción para ti, Dexter era un rarito de primera con su grupo de rock, una persona bastante... excéntrica. En Just Listen nos encontramos con Owen, un rarito que tiene un programa de radio los domingos a las seis de la mañana o antes, ya no me acuerdo, que escucha música rara (él lo llama música de iluminados) y que es un santo aunque una vez explotó y pegó a alguien. En Atrapa la luna está Norma, el rarito que hace unas obras de arte preciosas, a parte de trabajar en una cafetería cutre. Todos ellos tienen algo especial, y Dave no se queda corto. Es super dotado, un enamorado del baloncesto y el que tiene como lugar para pensar un refugio para tornados de una casa abandonada. Ah, y está condenado a servicios sociales.

Sarah Dessen ha conseguido mostrar de una forma muy creíble lo que se siente cuando tus padres se divorcian por la infidelidad de uno de ellos. Lo que se siente cuando te sientes sola. Cuando necesitas desesperadamente a alguien. Lo que sientes cuando sientes que eres tú contra el mundo. Cuando te tienes que adaptarte a un montón de lugares.

La verdad es que es un libro que me ha encantado. Me ha hecho llorar en algunos momentos y reír en otros. Me he reído a carcajadas cuando se ha hecho cierta referencia a Darth Vader, y muchas partes me han parecido muy muy bonitas.

Es una gran novela que se lee en un ratito, que te deja con un montón de enseñanzas, citas para poner en cualquier sitio y un gran sabor de boca. 

FICHA TÉCNICA

Editorial: Maeva Young
Fecha: 2014
Precio: 16, 90€
Páginas: 440

1 comentario:

Cris Hocicos dijo...

Me lo apunto, a ver si me gusta.

Un beso^^