8/9/14

El Teorema Katherine


Según Colin Singleton existen dos tipos de persona: los que dejan y los que son dejados. Él, sin duda, pertenece al segundo. Su última ex, Katherine XIX, no es una reina, sino la Katherine número diecinueve, que le ha roto el corazón. Para escapar de su mal de amores, y con el propósito de hallar un teorema que explique la maldición de las Katherine, Colin emprende junto a su amigo Hassan una aventura que le llevará a Gutshot, un pueblecito de Tennessee, y a la sospecha de que en la vida la inteligencia no siempre es la mejor compañera de viaje.

Qué puedo decir de una novela de John Green que no se haya dicho ya. El teorema Katherine es una novela que enamora a cualquiera. Me hizo reír a carcajadas. 

La verdad es que empiezo a pensar que todos los protagonistas de Green son raritos, de momento no hay ni uno normal. Ni uno. En serio. Colin es un chico super dotado que sale con chicas que se llaman Katherine, y le ha dejado la XIX. Sí, diecinueve Katherine... no sé cómo llamar a esto. Pero es raro, sí. Mucho. Y está triste, así que se va de aventura con su mejor amigo Hassan, y acaban en un pueblo, viviendo con una mujer, trabajando para ella con la hija de la señora. Que no se llama Katherine, sino Lindsey. 

La historia tiene bastante humor, es imposible que no te rías con algunas cosas. Cuando lo leía en casa, acababa leyendo en voz alta para que cualquiera que lo oyera se riera. Y al fin una que no tiene nada dramático, en serio. Al fin. Os aseguro que en esta no vais a llorar ni un poquito. Bueno, quizás de risa, pero no de tristeza. La verdad es que cuando Colin se pone a hacer un teorema sobre las rupturas me quedé en plan ¿qué haces, loco?. Tiene una parte de matemáticas que no entendía ni aunque quisiera (soy de letras, muy de letras, aunque estudié ciencias sociales, que no sé ni cómo aprobé matemáticas). Pero no os preocupéis, que hay un anexo donde os lo explica todo.

Lindsey me pareció maja, es la típica chica que intenta encajar y hace lo que sea. Tuvo una etapa ¿emo? ¿gótica? no sé muy bien definirlo. Va con el grupo de los populares (bastante tontos) y su novio es un chico sin cerebro que me cae fatal y que no se la merece. Y claro, Colin ni la mira como algo más porque no se llama Katherine, y a veces discuten un poco.

Colin me ha puesto nerviosa. Bueno, los prodigios me ponen nerviosa, y este aún más. Hay veces que le habría dado un par de tortas y me habría quedado súper a gusto, en serio. Mejor imposible. Es uno de los pocos protagonistas masculinos que me han caído realmente mal en algunos momentos. Aunque luego me volvía a caer mal... los cerebritos no son lo mío, ya lo siento. Pero es majete, al fin y al cabo. Aunque prefiero a Hassan, un musulmán gordito que solo piensa en chicas y comer y ya. Es bastante más simple.

Y como siempre, si lo lees acabarás el libro reflexionando sobre cosas de la vida, como siempre que lees a John Green y es que este autor siempre te hace pensar aunque no quieras. Aunque no te apetezca lo haces. Es algo que me gusta del escritor y que supongo que a todos.

Finalmente diré que si no sabéis si leerla o no porque Bajo la misma estrella os maravilló, os aconsejo que os olvidéis de ese libro y, simplemente, disfrutéis. Yo me lo leí en una mañana pero vosotros sois más normales y os durará algo más. Espero que la leáis y os guste.

PD:¡¡¡¡Hoy termino las recuperaciones!!!!

No hay comentarios: