13/10/14

Cuando en la pantalla aparece The end


 Un libro sobre finales que llegan, sin avisar, que nos parten en dos mitades, que se arrastran durante años y que nunca se acaban porque confunden orgullo con recuerdo. Y entonces cogemos trenes, reservamos habitaciones de hotel en pueblos olvidados, vivimos enganchados a pantallas esperando que alguien decida hablarnos para informarnos del siguiente movimiento, el que nos acercará conscientemente a un final que hace años que buscamos. Pero ese final no llega. Y de repente un día nos despertamos y sentimos el vacío: en la pantalla aparece THE END y decidimos empezar otra historia. Una en la que nunca tengamos que fingir que no nos conocemos. Esta historia.


Tengo que confesar que el día que me compré este libro no pretendría hacerlo. A veces ocurren cosas en la vida por pura coincidencia. Aquel día fui a una librería en mi hora libre y acabé perdiéndome por el camino de vuelta. Acudí a la que conozco de siempre, buscando el libro de Gayle Forman pero no estaba. Total, que de pronto la preciosidad de este libro se cruzó en mi camino y solo quedaba este. ¿Qué hice? Cogerlo. Era una oportunidad única y la portada me conquistó, aunque no me esperaba lo que hay dentro. Cuando tuve que volver a la universidad tengo que decir que me perdí con los buses pero llegué a tiempo y lista para mi siguiente clase. Menos mal. Aunque le faltó un poco de romanticismo al día, no habría estado mal que esa situación hubiera parecido sacada de una película romántica. Chica busca libro, se compra uno que llega a ella por casualidad, se pierde en el bus y conoce al hombre de su vida... lo sé, improbable, pero dejadme soñar.


Total, que me encontré con esto que veis aquí arriba. Los textos son preciosidades y la vida misma. Y, no sé por qué, pero me parecía estar metida en un mundo en el que Love of lesbian suena a menudo por los altavoces. Paula Bonet no solo tiene un don para pintar cosas y hacerlas increíbles, sino que es excelente escribiendo. Es poética. Y solo los títulos dicen mil cosas. ¿No es preciosa la imagen de arriba?



Esta imagen es la lámina que regalan con el libro, al menos en la edición que yo tengo. Es preciosa y en directo es alucinante. La expresión, el pelo, los estampados exactamente donde deben dando la sensación de que está tirada en un prado. ¿No es alucinante? Y, que yo sepa, lo hace a acuarela y eso me fascina aún más. Es una artista que me ha enamorado con sus dibujos, y tengo claro que voy a seguir comprando sus trabajos solo para poder disfrutar de las ilustraciones.


Mirad el dibujo. Es que es una preciosidad. La expresión, lo que te cuenta. Las sombras, los toques sutiles de color. El pelo. Y la relación con el texto. Es que es una maravilla, es un tesoro este libro. Son un montón de minirelatos, cada uno es especial y mágico, en serio. A mí me fascinan.

Esto es lo que te encuentras por dentro, en vez de dejarlas vacías ha hecho esto. ¿No es genial? Es asombroso. A mí me encanta. Y el pelo. Los mechones. Y bueno, en la contraportada te encuentras con eso, que es bonito, y el texto está escrito con letra normal. De su puño y letra, podría decirse. De verdad, es un libro que vale la pena tener solo por el simple hecho de ver los dibujos. Es muy bonito y fascinante. Y un dato curioso, parezco Ted Mosby, es que muchos retratos son de sus propios amigos. Sí, como lo oís. Así que aún mejor, ¿no? Pues eso, conseguir este trozo de arte porque os aseguro que os va a enamorar.

2 comentarios:

Cris Hocicos dijo...

La verdad es que no me llama

Un beso^^

Cristina dijo...

*_______* Me encanta! La verdad es que con los libros no suelen venir ilustraciones tan bonitas como esta *^^* Y el título también es muy original!

A ver si puedo encontrarlo ^^

besos!