6/10/14

Donde termina el arcoiris


Una singular historia de amor entre Rosie Dunne y Alex Stewart, un amor que comienza en la niñez y cuyas vicisitudes llegan al lector a través de mensajes – mails, chats, cartas y postales– que intercambian los protagonistas a lo largo de varios años. Un libro original –que se desarrolla íntegramente a través del diálogo directo de los personajes– fresco, gracioso, de fácil lectura y muy entretenido.

La verdad es que no me había planteado leerme este libro hasta que vi que iban a sacar una película, miré el tráiler y me gustó. La portada nunca me ha llamado nada, y el título del libro aún menos, pero ¡menos mal que vi el tráiler de la película! 

Como personajes principales tenemos a Rosie y a Alex. Nos cuentan su amistad desde los siete años hasta muchos años después. Les vemos crecer, como van cambiando, las parejas que tienen, lo que se quieren el uno al otro. Y, sobre todo, vemos como la vida da unos giros que no nos esperamos porque, por ejemplo, si Alex hubiera hecho algo Rosie no se habría quedado embarazada. Y no, ese ALGO no se refiere a protección (sé que habéis pensado mal, pero ya os corrijo yo). Total, que conocemos su relación por cartas, emails que se mandan con amigos o entre ellos, mensajes. Y es una forma muy curiosa que jamás se me habría ocurrido, hacer un libro solo con cartas y emails. Y no creáis que así no conocemos nada. Nos hablan de la casa donde viven, de las relaciones, de como va cambiando el físico, sus ideas, su forma de ser. 

Rosie es el personaje que más evoluciona. Principalmente porque a los 17 se queda embarazada y debe afrontar la vida. Decide seguir adelante con el embarazo, ni se plantea abortar, y lo tiene por lo que a los 18 es madre de una niña preciosa. No puede ir a la universidad, por lo que su sueño se queda apartado, y se dedica en cuerpo y en alma a su niña. Alex la trata de ayudar como puede, después de todo es su mejor amigo y el padrino de la niña. Los padres de ella también ayudan, y nosotros vemos como va dejando ese lado tan infantil que tenía y acaba convirtiéndose en toda una adulta antes de tiempo. Vemos como se sacrifica por su hija, como hace todo lo posible por hacerla feliz. Y también las relaciones que  mantiene con algunos hombres, que os aseguro que os caerán mal porque son algo tontos. Y todo le lleva a donde debe ir. 

Alex va a la universidad en otro país, y también comete sus errores. Es un personaje que cae bien, bastante imperfecto (gracias por no ser el hombre perfecto) y que sabe ser un amigo. Algo que me encanta es la conversación que mantiene cada cierto tiempo con su ¿hermano? mayor, cuñado... bueno, ahora mismo no me acuerdo de la relación porque leí el libro hace unas semanas, pero me gusta porque él parece su psicólogo y Alex le cuenta cosas MUY obvias. En serio. MUY obvias. Y tú no puedes creer que no se de cuenta. Y algo de lo que te das cuenta es de lo muchísimo que quiere a Rosie y a su hija. Es bonito y tierno. 

A lo largo del libro tienen discusiones, se dejan de hablar, se reconcilian. Y me gusta porque hace real el libro. En su vida tienen partes bonitas y maravillosas y otras son tristes, pero no pasa nada porque así es la vida. ¿No? Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, lo importante es seguir adelante. Además, Rosie tiene sus sueños, siempre ha querido trabajar en un hotel y algo bonito es que no se rinde y trata de conseguirlo, algo que me gusta porque deja un mensaje bastante bueno, un "no te rindas" pase lo que pase. 

Algo gracioso es que la hija de Rosie también hará un amigo. Sí. AMIGO. Y es como que la historia se repite. Tienen discusiones parecidas. Se hacen rabiar de formas parecidas. Y lo gracioso es cuando Alex se mete, por en medio o Rosie recibe las mismas cartas del colegio que las que mandaban a sus padres. Es algo que me encanta porque da un toque  bastante especial al libro. Aunque ambas amistades no terminan igual. 

Donde termina el arcoiris es una historia sobre la amistad, la superación, sobre tratar de cumplir los sueños. Es un libro bonito. Maravilloso. Muy especial. Tiene un ritmo ágil, divertido, entretenido. De verdad que vale la pena leerlo. Incluso te emociona en algunos momentos. Y te da lecciones sobre la vida, te hace pensar y darte cuenta de algunas cosas. Es un libro que realmente me ha encantado y que me alegro muchísimo de haber comprado porque no lo voy a olvidar. Creo que probaré con más libros de Cecelia Ahern. Quien no lo sepa, es la autora de Posdata: te quiero. Sí, también es una película que te hace llorar y reír. 

Os lo recomiendo muchísimo porque sé que lo disfrutaréis, sobre todo si sois unas sensibles como yo. Así que espero que me hagáis caso porque, de verdad, disfrutaréis con esta historia de amistad. Y es preciosa. En serio. Leedlo.

No hay comentarios: