15/1/15

El primer viaje de Sócrates



Me llamo Sócrates y siempre he sabido que soy adoptado. Pero hasta hoy, ignoraba cómo fue todo.El día de su cumpleaños, mi padre biológico recibió la llamada de su ex: acababa de tener un hijo. Con una resaca de campeonato y en plena crisis existencial adolescente, fue corriendo al hospital. Su misión era, en teoría, entregarme a mis padres adoptivos, una familia de las de verdad, donde no me faltaría de nada. Pero cuando me vio, lo tuvo claro: antes, me llevaría a conocer a mi bisabuela Bob. La viejecita, por cierto, vivía en la otra punta del país...

Cuando empecé a leerme este libro no esperaba reírme a carcajadas con las tonterías que hace el padre del protagonista, Jack.  Su padre está mal de la cabeza, aunque es lo que pasa cuando estudias filosofía (no os lo toméis a mal) y cuando vas a tener un hijo el día de tu cumpleaños. Toda la historia comienza cuando Jack va a ver a su hijo y decide secuestrarlo, porque necesita tener un tiempo con él antes de dárselo a sus padres de adopción. En medio de la nada (bueno, no de la nada, pero es para que suene más dramático y queráis leerlo) decide que lo mejor va a ser ir a ver a su abuela Bob y que Sócrates la conozca, ya que Bob se está muriendo. Así que con ayuda de dos personitas va directo hacia la casa (intentando que la policía no les pille, ya que Jack está siendo buscado por ella).

¿Por qué llama a su niño Sócrates? Porque es su filósofo favorito, y a lo largo del libro va hablando con él (no está muy loco, ¿vale?). Jack está perdido en la vida y no sabe cómo encauzar su camino pero gracias a su hijo recién nacido empieza a saber por dónde debe ir una vez devuelva su niño. Si no te gusta la filosofía, se te puede hacer un poco pesado a veces (yo me perdía más de unan vez porque nunca ha sido lo mío) pero es muy interesante. Algo que me encantó es a qué conclusiones llega él mismo, porque todas las conversaciones las tiene consigo mismo. Me parece un hombre bastante inteligente, algo atolondrado y que se da cuenta de los errores que ha cometido en su corta vida.

Todo esto se lo decide contar porque se ha graduado su hijo, Sócrates. Para mí el verdadero protagonista de la historia es el bebé y conocemos sus primeros días de vida gracias a lo que vivió su padre cuando nació. Como Jack, él también quiere ser filósofo... y empiezo a pensar que es por las conversaciones que tuvo con él su padre cuando no tenía ni un mes. 

Es un libro que está escrito de una forma maravillosa, aunque a veces me parecía estar en una clasede filosofía y me imaginaba a mi profesor explicándome esas partes. Es un estilo particular, muy común en los libros de esta editorial (o al menos eso creo yo), o al menos en los que voy leyendo. Le he visto cierto parecido con "Mi espectacular ahora" en cuanto a estar un poco perdido en el mundo, solo que uno acaba encontrándolo y otro sigue igual de perdido. Es una historia que no es para todo el mundo y que es bastante especial. Además, menciona bastante cosas frikis que os sonarán y que hará que soltéis alguna risilla.

Tengo que decir que si odiáis los finales abiertos, este es vuestro libro porque, para mí, lo deja todo bien cerradito. Así que no os preocupéis, porque este libro responderá a vuestros enigmas de ¿y qué ha pasado con...? que a veces nos morimos por saber.

2 comentarios:

Cris Hocicos dijo...

Este libro me llama mucho, espero poder ponerme prnto con él

Un beso^^

Sergio Guillén dijo...

No es que me llame, porque no he visto muy buenas críticas... pero bueno, tú lo pintas bien.
Me alegro de que lo disfrutaras.
Un beso <3