22/3/15

A dos centímetros de ti




¿Pueden chicos y chicas realmente ser amigos? ¿O siempre están a una pelea de no volverse a hablar nunca…o a un beso de encontrar el amor verdadero?«Los chicos y las chicas pueden ser amigos. Yo solo digo que es perfectamente posible que un chico y una chica sean amigos. Nunca he entendido cuál es el problema. O sea, sí, he mos tenido que soportar un montón de preguntas estúpidas:"¿Estáis juntos?","Pero algún rollo habréis tenido, ¿no?"Bueno, vale. Sea como sea, reconozco que no todo ha ido como la seda. Hemos tenido algún que otro problemilla. Vale, bastantes problemas. Pero mira cómo ha acabado todo. Cuando llegué al colegio, ambos dimos por supuesto que no volveríamos a intercambiar palabra después de aquel primer día. Sobre todo tú, porque enloqueciste por mí en cuanto me viste. Abundan los adjetivos para describirme: genial, fuerte, viril… ¿Quieres que siga?» Digamos que Macallan y Levi fueron amigos a primera vista. Todo el mundo dice que chicos y chicas no pueden ser amigos de verdad, pero ellos lo son. Y mucho. Quedan después del instituto, comparten miles de chistes que solo ellos entienden, sus familias están superunidas… Levi y Macallan solo son amigos, y están felices así.Pero, claro, los chicos no piden salir a Macallan porque piensan que está con Levi y Levi pasa tanto tiempo con ella que no le queda tiempo para sus novias. Así que un día comenzarán a preguntarse si no estarían mejor juntos. Aunque quizá eso complique demasiado su relación.

Elizabeth Eulberg es una autora que me gusta muchísimo porque creo que sus historias son frescas y entretenidas. Estaba esperando a comprármelo en inglés para leérmelo porque reconozco que la portada no me gusta en absoluto, pero lo vi en la biblioteca y ya sabemos que cuando puedes optar por el método fácil es al que acudes. Así que me lo llevé a casa y me lo leí después de comer. Sí, tarde tanto en leérmelo como una película de sábado por la tarde. 

La historia trata el tema de ¿un chico y una chica pueden ser amigos? Y tengo que decir que la relación me parece preciosa pero el final no. La historia va desde que se conocen hasta que están en el último año de instituto. Trata todos los problemas que se tienen en este tipo de relación. Levi se muda de Los ángeles a un pueblo triste y que, obviamente, es aburrido. Allí conoce a Macallan y aunque al principio ella no puede ni verle se acaban haciendo amigos. ¿Pero qué pasa? Que él echa de menos ser amigo de chicos así que según pasan los años, las relaciones con otras personas tanto amistosas como románticas y las familiares, acabarán dándoles problemas y momentos necesarios para reafirmar su relación. Discutirán como dos hermanos, se apoyarán y aunque a veces él se porte como un mal amigo siempre acaban reconciliándose.

Los personajes están muy bien desarrollados y cambian a lo largo de la historia, parece que viven. No se quedan estancados, sino que van creciendo a medida que avanza la trama y se nota. Ella tiene un pasado que necesita superar y él debe aprender a dejar atrás las cosas y ver que su casa ahora es su hogar. 

Algo que me ha hecho gracia es que cada capítulo lo cuenta uno y cuando acaba se dedican a comentarlo entre ambos, lo que hace que te vayas oliendo cómo acaba la historia pero sin saberlo muy bien. Hay dos posibles finales ¿cuál será? 

La historia en sí es divertida, te hace soltar auténticas carcajadas y te hace llorar en algunos momentos porque ella te da bastante pena. Elizabeth Eulberg me encanta porque su estilo es bastante ¿suelto? No sé cómo decirlo. Te engancha y pasas las páginas con una facilidad que cuando llegas al final no te esperas que no haya más y lo miras como diciendo “venga, un poco más, que quiero saber más cosas”, porque sí, yo seguiría con esta historia muchas páginas más porque no quieres despedirte de ellos.

En resumen, A dos centímetros de ti es una historia bonita sobre el amor y la amistad, que te conquistará y te hará querer saber más de esta pareja.

Cuando te sientes a tus anchas con alguien, no necesitas llenar todos los vacíos. Me encantaba que nos limitáramos a estar juntos."

PD: no puedo evitarlo. ¿A vosotros no os parece que en la ilustración las proporciones están mal? Por lo general me gusta esta ilustradora pero no sé que le ha pasado en esta.

No hay comentarios: