26/3/15

La luna no está




La vida puede cambiar vertiginosamente en pocos segundos. Matthew Holmes tiene nueve años. Nunca se separa de su hermano mayor, Simon, al que todos tratan como si fuera menor por una enfermedad cuyo nombre Matt no recuerda. Durante unas vacaciones en Ocean Coves, Simon muere de forma accidental tras salir con Matt una noche de la caravana familiar para curiosear por los alrededores. Es algo que Matt nunca podrá olvidar y que le llevará a encerrarse en sí mismo. No sólo por el sentimiento de culpa, también por un secreto guardado que lo oprime, la presión familiar y la pérdida progresiva del sentido de la realidad. Diez años después, Matt encuentra fuerzas para volver a empezar. Exterioriza su historia en todo tipo de medios, desde un ordenador a una vieja máquina de escribir, cuando no es a mano. Su gran ayuda es la abuela Noos, pero sobre todo Annabelle y el recuerdo de Simon que “tenía una cara grande y redonda, siempre sonriente, que me recordaba la luna.

La luna no está es un libro que me llamaba la atención desde hacía tiempo. Ya sabéis que yo soy de esas personas que adoran las novelas dramáticas (y que cuanto más drama, mejor) así que me moría por leer la novela. La encontré de casualidad en la biblioteca, y lo digo de casualidad porque fui a ver qué veía entre las novedades, sin esperarme encontrar nada (que al final cogí tres, pero ya sabéis cómo son estas cosas). 

Antes de empezar a decir nada tengo que decir que es una pedazo de novela. Sí, sí, con todas las letras. La luna no está contiene una historia maravillosa, contada de una forma asombrosa y con unos personajes que se te clavan en el corazón.

La historia está contada bajo el punto de vista de Matthew Holmes. El protagonista irá acompañando la historia con dibujos, cambios de letra (porque va cambiando de superficie de escritura) y de idas y venidas temporales. Todo empieza con el viaje por vacaciones que  hace la familia y el accidente que acabará con la vida de Simon. ¿Qué pasó exactamente? Aaaah, ese es el misterio del libro.

El psiquiatra de Matthew le recomienda que escriba la historia de lo que pasó con su hermano ya que cada vez que intentan sacarlo en una sesión se bloquea y le entra el pánico, así que decide dejarle usar el ordenador un rato cada día para que se exprese ahí. ¿Por qué está en el psiquiatra? Aaaah. Léete el libro. Matthew nos contará cómo se enfrentó su familia a la muerte de su hermano y cómo acabó él tras ese lamentable acontecimiento (os lo podéis imaginar).

Algo que me ha encantado de este libro es la forma en la que está escrita. Me gusta mucho esos cambios de letra, las frases usadas en determinados momentos, la perfecta plasmación de las enfermedades mentales y de la depresión, la delicadeza con la que lo hace. De verdad creo que es un libro que es muy muy MUY bueno y que la gente debería leer porque tiene algo especial, algo que te engancha. Es un libro que consigue que empatices con los personajes, que sufras con ello. La luna no está habla de la culpa, de la superación, del sufrimiento ante la pérdida de un ser querido.

La luna no está es un libro que la gente debería leerse. No es el típico libro. Y es verdad que con tanta ida y venida a veces te haces un lío. Pero, de verdad os digo, merece la pena hacerse ese lío.

No hay comentarios: