27/4/15

Lolito



Etgar tiene todo por hacer y sin embargo no quiere hacer nada. Etgar tiene problemas de adolescente y miedos de adulto. Etgar solo quiere ver documentales marinos y comedias sin muerte, pero clica en los vídeos virales más sádicos. Etgar es aún un crío, pero ya escribe cartas imaginarias a sus hijos que no nacerán. Etgar querría beber siempre té con Nesquik, pero vacía una botella de alcohol tras otra. Los amigos de Etgar también lloran, como él, pero siempre despiden sus mensajes con una risa. Pasea por las calles grises de su pueblo, pero es en internet donde Etgar descubre el desamor más cruel y también el amor más cálido y extraño. Un juego de identidades que deberá resolver en la vida real.

Hace tiempo vi este libro en una web y me enamoré de la portada, no tenía ni idea de qué iba, solo sabía que la portada era preciosa y que el escritor me parecía monísimo. Así que decidí que necesitaba ese libro para seguir viviendo. La suerte fue que al de unos días fui a la feria del libro independiente de mi ciudad y me encontré con el libro delante de mis narices. Dándome igual que costara 20€ (era todo lo que me quedaba para el mes) me compré el libro. Y dándome igual que hubiera más clientes me puse a hablar de lo maravilloso, guapo y fantástico que era Ben Brooks con la dependienta porque cuando hay oportunidad de fangirlear con alguien pues se hace.

Total, que me llevé el libro a casa y lo devoré entre risas, lágrimas y enfado. Sí, algo que consigue Ben Brooks es hacerte sentir mil cosas con sus palabras. Eso sí, advierto que este libro no es para todo el mundo, no es una novela más ni tampoco es la versión masculina de Lolita. Lolito es un libro único, maravilloso y especial que merece ser tratado como tal. 

Algo que me hizo arrugar la nariz cada vez que ocurría era que Etgar es fan del té con nesquik de fresa, aunque no soy muy fan del nesquik de fresa consiguió que tuviera el gusanillo de probarlo (algún día) Algo que pensé es que al menos bebe nesquik, que yo ya me empezaba a sentir rara por no gustarme el cola cao. Quizás esa mezcla absurda tenga que ver con lo que siente el protagonista. Etgar quiere ser un adulto pero es un niño y aunque beba alcohol sigue gustándole el nesquik y ver películas con las que llorar. 

Lolito es un libro completamente distinto que refleja a la perfección la generación actual, ese "quiero crecer rápido" pero seguir siendo un niño. Esto se va viendo a lo largo del libro, en las decisiones que va tomando, en las veces que se emborracha pero se toma después esa mezcla absurda. Refleja esa generación aburrida que ya no sabe qué hacer una tarde y se dedica a ver vídeos en youtube, alternándolo con porno. Porque sí, Ben Brooks no tiene pelos en la lengua para reflejar ese momento de la adolescencia en la que solo piensas en dos cosas, y esa es una. Incluso Etgar se aburre tanto que se mete en un chat sexual para acabar hablando con una mujer de todo menos de sexo.

En Lolito, Ben nos cuenta la relación de Etgar con una mujer de cuarenta años, a quien miente para hacerse pasar por una persona mayor porque necesita hablar con alguien, sentirse querido y tener conversaciones con alguien que no le juzgue. ¿Y por qué? Porque su novia Alice, al parecer, le ha engañado con un chico y eso le hace sentir fatal.

Brooks crea a un personaje realista, con complejos, un adolescente normal que se siente solo y que hace lo posible para dejar de sentirse así. Un chico que a veces puede desesperarte, otras puedes pensar "deja de pensar en guarradas y ponte a hacer algo" y otras solo quieres abrazarle para que deje de sentirse tan mal, y decirle que tú le quieres y que no se preocupe porque tú estás ahí. 

El estilo del escritor es brillante, perspicaz, afilado, no se anda con tonterías. Si tiene que ser crudo con algo lo es, no se calla por el "qué dirán si leen esto" sino que si lo siente lo pone. Es tremendamente entretenido, y divertido aunque tiene un humor especial y no todo el mundo lo coge porque, como ya he dicho, no es una novela para todo el mundo, quizás si la lees te encante o la odies y decidas que te he mentido. Pero no he mentido, es simplemente porque hay un cierto tipo de novelas que no es para todo el mundo, y Lolito desde luego no lo es. 

He tardado en hacer esta reseña aquí porque realmente no sabía cómo expresar lo mucho que me gustó esta novela (estoy deseando hacerme con el resto de sus libros), porque a pesar de escribir novelas (según Stephen King los que escribimos debemos saber expresar siempre todo) a veces sigo quedándome sin palabras. Cuando acabé el libro lo único que quería hacer era abrazar a Ben Brooks por haber escrito un libro tan maravilloso y hacerle mil preguntas sobre la vida.

En resumen, que Lolito de Ben Brooks es un pedazo de libro y espero que Brooks llegue muy lejos porque se lo merece. Es un autor diferente y ¡qué bien sienta leer cosas distintas!

1 comentario:

reinoslunares dijo...

¡Hola! Acabo de conocer tu blog y me quedo por aquí, me haría mucha ilusión si pudieses pasarte por el mio.
No conocía el libro y la verdad es que no me llama nada la atención. Pero quizá un día cambie de opinión y me anime a leerlo :)
Un saludo<3