11/5/15

Llévame a cualquier lugar


Léane y Blake, ella francesa y él inglés, no son dos piezas de un puzle destinadas a encajar. En realidad, ni siquiera se soportan cuando el concurso de periodismo de la universidad los sitúa en el mismo punto de partida. Él valora sus sueños por encima de todo y no dejará que nada se interponga en su recorrido hacia la meta, ni siquiera el seductor acento de Léane. Ella necesita el dinero del premio y utilizará todos sus encantos para convertirse en ganadora. Ambos están dispuestos a todo, incluso a ignorar el magnetismo que poco a poco irá surgiendo entre sus artimañas y discusiones.
Pero, cuando el calor de la atracción entre en su punto álgido, el frío de la realidad les demostrará que a veces los caminos más largos deben realizarse con alguien que te lleve de la mano.
 

Lo sé, esta reseña tenía que haber sido publicada la semana pasada pero no he tenido tiempo porque tenía que hacer trabajos. Como ya sabéis y repito mucho, estudio historia y los trabajos que hacemos pues no se hacen, desde luego, en dos segundos.  ¿Lo bueno del asunto? Que si tenéis alguna duda del movimiento estudiantil en Francia en 1968 o sobre las batallas de Alejandro Magno, podéis hacerme preguntas porque de eso han ido mis trabajos. Sólo me queda uno... ¡YO PUEDO!

Total, que vamos a la reseña. La verdad es que a mí este libro no me llamaba la atención, pero era el día del libro, y la portada era bonita (aunque no se parecen en nada con la descripción de dentro) y me dije "pues para mí", así que lo dejé para cuando necesitara un libro romántico para alejarme de tanto drama de mis libros pendientes. La cosa fue que me lo leí después de El mar de la tranquilidad, y quedé enamorada del libro. 

La relación entre Léane y Blake es, desde el principio, un tira y afloja bastante divertido en el que no hay ni una pizca de esa humillación por humillación. Me refiero a que la relación no es como la de los libros juveniles actuales *ejem* after *ejem*, sino que todo empieza cuando Blake cree que Lane le está saboteando a propósito en el concurso en el que ambos participan, así que todo acaba siendo un primero te fastidio yo, luego tú, luego yo y acaba siendo hasta divertido. Blake es un mujeriego con corazoncito que vive con dos amigos y que tiene ciertos problemas familiares, es un tío bastante agradable que adora las plantas y que se apunta a un concurso. Léane es una francesa que es bastante torpe pero muy agradable, vive con su mejor amiga (sí, de esas que merecen la pena, que últimamente crean amigas que son peores que tu peor enemigo) y decide participar en el concurso por la beca que dan para poder seguir estudiando en el extranjero. Ambos me han caído bastante bien, tienen sus momentos y discuten con sus amigos, pero eso lo hace más real porque ¿quién no ha discutido nunca con alguien? Tienen sus cosas buenas y sus cosas malas pero es una relación que avanza poco a poco y que no llega de golpe, cosa que me ha encantado.

Es una historia normal, no tiene ningun giro espectacular y está escrito de una forma pues bastante sencilla pero eso es lo que la hace especial. Llévame a cualquier lugar es una historia bonita, llena de momentos que te hacen reír, de bromas, broncas y momentos felices, y también de momentos tristes. Con personajes secundarios maravillosos que te harán desear conocerlos, que están genial construidos y que, desde luego, son amigos. 

Llévame a cualquier lugar es un libro maravilloso en su sencillez, que te cuenta una historia de una forma bonita y que es, desde luego, una historia que te gustará si eres una sensible como yo. 

No hay comentarios: