10/7/15

El diario de Cabra Clarke




A raíz de una crisis nerviosa, Margaret «Cabra» Clarke ha estado un tiempo en una institución mental, pero ahora tiene ganas de pasar página y por eso se ha inventado la «Operación Happiness». Ante los malos rollos de los acosadores, los profesores terroríficos, y las aventuras y desventuras del instituto, lo mejor es escribir y dibujar en su diario. Y cuando las cosas se ponen feas, en momentos de incertidumbre, le son de gran ayuda las conversaciones imaginarias que mantiene con sus personajes literarios favoritos. Cabra también se ha impuesto una misión casi imposible: junto con la panda de inadaptados que son sus amigos, quiere tender puentes entre grupos enfrentados y lograr la hermandad de las naciones. No todo el mundo tiene su misma buena voluntad, pero Cabra nunca pierde la sonrisa... hasta que una de sus mejores amigas, víctima de una broma muy pesada de un acosador, decide acabar con todo. 

El diario de Cabra Clarke me había llamado desde hace tiempo por la portada rosa. Sí, es rosa. Y mi color favorito del mundo mundial es ROSA. Así que estaba más contenta que unas castañuelas. Cuando recibí el libro, que por cierto muchísimas gracias a la Galera por mandármelo, recibí de regalo una pulsera que es de esas que ponen en festivales u hospitales (creo, no lo tengo claro, dejémoslo en festivales) que una vez que cierras ya no sale.

El libro está ilustrado, por cierto, y son unos dibujos que encajan perfectamente con el tipo de novela que es. La verdad es que parece que las ha hecho la misma Cabra y que las ha ido esparciendo por su querido diario, que pierde en algún accidente. Diario que, además, no deja que su psicóloga lea porque ¿para qué va a meterse en sus asuntos? No es que esté loca, aunque todos crean que sí.

La novela está escrita como un diario y utiliza el típico lenguaje de la chica de su edad, es muy sencillo y directo, así que no os esperéis algo complejo. Al principio nos va contando quiénes son sus amigos, por qué vive con quién vive, y qué hace y poco a poco nos va metiendo en su día a día, explicándonos las cosas que le pasan. La verdad es que yo no me he reído pero seguramente porque yo ya estoy mayor para este libro y porque mi humor es algo diferente, pero estoy seguro de que a las personas más jovencitas que yo os hará reír un montón.

Algo que caracteriza al libro es que los problemas se los toma de forma positiva y no se deja tumbar. Incluso las cosas más horribles parece que se pueden arreglar en cualquier momento, porque no se lo toma como si se acabara el mundo (que es lo que haríamos unos cuantos). Me alegra de que libros así lleguen a los adolescentes porque así ven cómo afrontar algunas situaciones, ya que muchas de las cosas que le pasan a Cabra pueden pasarte a ti. Pero tengo que decir que a veces caen en tratar algunos temas de forma frívola y no creo que hayan tratado ciertas cosas con la suficiente seriedad. Que es verdad que se supone que lo escribe una adolescente, pero no lo han tratado como debería ya que a veces da la sensación de que es algo infantil y creo que a esa edad ya tienes una madurez.

En sí, el libro no está mal pero creo que algunas cosas deberían haberlas hecho de una forma distinta ya que no hablan de ellas con la seriedad que merecen. Por otra parte, es un libro bastante entretenido, aunque a veces las cosas eran un tanto raras (¿quizás mucha americanada?). Pero creo que a la gente de 14/15 años la disfrutaría un montón.


No hay comentarios: