13/11/15

Las librerías siempre me han enamorado


El amor que tengo por las librerías y los libros de papel es culpa de mi madre (hola mami, sé que estás leyéndome en estos instantes) porque desde niña nos ha llevado con ella a librerías, a bibliotecas, nos ha comprado un libro a mi hermano y a mí cada vez que se nos acababan los que teníamos pendientes y siempre la he visto leer. Mi madre es una gran lectora, y al igual que todos nosotros tiene su torre de libros pendientes (antes tenía un blog, escribió un par de entradas y lo dejó. ¿Algún día lo retomará? hum, quién sabe), celebra el día del libro, por nuestros santos nos regala uno, por nuestros cumpleaños siempre cae algún libro, en navidad también, y en reyes, y cuando decide que nos demos todos un capricho (bueno, ella y yo porque mi hermano lee dos libros al año y mi padre últimamente no compra tantos libros) siempre acabamos con un par de bolsillo. 

Y como hija suya que soy, yo también adoro los libros y los compro siempre que puedo. Antes cada mes me  gastaba 20€ en libros (estoy tratando de reducir la cifra, que si no a ver cómo ahorro para ir a Londres) y ¿dónde lo hacía? Pues veréis, yo tengo una política que es: inglés en amazon, español en librería. Y es que los libros ingleses que yo leo no son fáciles de encontrar en mi ciudad, sobre todo a buen precio, así que hace tiempo que decidí que los españoles (dentro entran las traducciones), a no ser que sean casi imposibles de dar con ellos, prefiero comprarlos en una librería. 

A nosotras siempre nos han gustado las librerías, y podemos pasarnos una tarde entera metidas en una mirando cada libro, buscando el adecuado para llevarnos a casa. ¿Compramos en amazon? Sí, pero jamás hemos dejado de lado las librerías (que me lo digan a mí y a la torre de libros pendientes, la mayoría salidos de la misma). Y es algo de lo que estar orgullosa, yo incluso me hago una tarde de librerías y visito todas buscando los que más me llamen la atención (en una de esas tardes me dejé 60€... ¿culpabilidad dónde?). 

Algo que me da mucha pena es ir a una librería que me gusta y encontrármela cerrada porque la gente no ha comprado lo suficiente en ella, y ya me ha pasado un par de veces, y es una pena porque muchas son incluso originales (mi querida librería-café desaparecida). Así que os propongo una cosa, ¿os parece? Que compréis más en librerías, que os vayáis a una hoy y os deis un capricho, incluso uno pequeño como un libro de bolsillo. Os propongo que en vez de dar click en amazon, vayáis a una librería de vuestra ciudad o pueblo, habléis con vuestro librero y os compréis algo. 

Hacedlo. Y comprad en papel. Coged un libro, tocad el lomo, las tapas, abridlo y oledlo. Marcad vuestras frases favoritas, y no temáis mancharlo, es vuestro libro y al final eso contará una aventura (¿os acordáis de cuando tomamos un café en aquel lugar y sin querer manché de café mi...?). Disfrutad de los libros, leed y visitad librerías. 

Yo tengo la costumbre de, si me voy a algún sitio comprarme un libro como souvenir (si hay librería, claro), así que os propongo que también lo hagáis. Comprad libros. Quered a vuestros libros. Y, sobre todo, disfrutad leyendo. 

Los libros, de verdad, son una maravilla y hay tantos diferentes que jamás os aburriréis. 

No hay comentarios: