31/12/15

Las lecturas que me han sorprendido este 2015

Este 2015 he descubierto autores y redescubierto a otros. Hoy me gustaría hablaros de los libros que me han sorprendido, los que han hecho que quiera más y de los que, por unas razones u otras, me han maravillado.


  • Un tipo encantador de Marian Keyes: este año me había propuesto leerme todas las novelas de esta escritora —al menos las publicadas en España— y es algo que he cumplido, el año anterior me había leído un par de ella y me había dejado un poco con ganas de más pero con sensación rara. Pues os digo que he hecho bien en darle una segunda oportunidad porque este era el año para leerla y disfrutarla. Los libros de las hermanas Walsh me gustaron muchísimo pero Un tipo encantador fue mi mejor lectura de ella. En casa no podía dejar de soltar comentarios y yo creo que mi madre acabó hasta las narices. Cada personaje tiene una voz y, tengo que admitirlo, la que más gustó fue la de Lola. De Keyes siempre me fascina su humor, su inteligencia, cómo trata ciertos temas. De verdad que me ha encantado leerla y el año que viene espero hacerlo ya en inglés.
  • Mientras escribo de Stephen King: siempre me ha llamado la atención ese tipo de libros en los que alguien te cuenta sus técnicas de trabajo, cómo lo vive y cómo llegó a ser quién era pero nunca me había atrevido a leer ninguno por miedo a aburrirme. Este año me compré, al fin, este del gran Stephen King y me entusiasmó, creo que es muy útil para todos aquellos que nos queremos dedicar al maravilloso mundo de la escritura, aprendes muchísimo y además lo disfrutas. King te cuenta su vida, cómo llegó a convertirse en el escritor que es, cómo conoció a su mujer, el accidente que tuvo y cómo fue tratando de superarlo poco a poco para volver a escribir, te habla de su horror por los adverbios —aunque luego lees uno de sus libros y tiene unos cuantos—, te recomienda libros y te dice que Carrie fue el que menos le gustó de los suyos. Este año voy a atraverme con otra de sus novelas —este año leí Carrie— así que os contaré qué tal la experiencia.
  • Tokio Blues (Norwegian wood) de Haruki Murakami: Ha sido mi primer libro de este escritor japonés y me ha encantado. La historia es fascinante, los personajes, lo que transmite... me encantaría leerle en su idioma para poder apreciar realmente su estilo, una lástima no poder, así que me conformaré con las traducciones al español. Tokio Blues tiene algo que, simplemente, me fascinó, quizás es cómo cuenta las cosas o cómo todo parece estar lleno de algo especial. Me gustó que tratara temas que suelen ser tabú, como el suicidio, la muerte, las enfermedades mentales... Después de este libro me leí Los años de peregrinación del chico sin color, este no me gustó tanto como Tokio Blues, me dejó con una sensación rara y la historia no consiguió transmitirme tanto como la otra.
  • La senda del perdedor de Charles Bukowski: mi gran descubrimiento del 2015. Me lo regaló una amiga y mientras lo leía fui enamorándome de este escritor. Es un libro escrito sin pelos en la lengua y quizás eso es lo que más me ha gustado, esa libertad para contar las cosas como te da la gana y no adornarlas. Este libro me acompañó en casa y en la calle porque no podía despegarme de él. Es una gran novela y os aconsejo que probéis a este hombre. Eso sí, no os aseguro que os gustará porque con Bukowski pasa algo "o te encanta o lo detestas". Os diría más, como que sufrí en algunas partes al saber que es una novela autobiográfica, que lo pasé fatal cuando él tuvo acné, que fue fascinante ver cómo ese chico se iba convirtiendo en un hombre, y que fue aun más maravilloso leer a un hombre sin temor a decir la cruda realidad. Pero dejaré que lo descubráis vosotros porque es un autor maravilloso. Este es otro autor al que este 2016 leeré en inglés porque quiero disfrutarle al 100%.
  • Wicked, memorias de una bruja mala de Gregory Maguire: hace tiempo me leí el Mago de Oz y también vi trozos de Wicked, el musical, y quise saber más de la bruja verde, así que cuando descubrí este libro en la biblioteca decidí leérmelo. Lo disfruté muchísimo, creo que es un libro que dice muchísimas cosas tras esa apariencia de libro de fantasía, y logré conocer a Elphaba, quien me encantó. Hay un poco de todo, incluso política, y te descubre la infancia de la bruja verde y su madurez, te cuenta por qué es quién es y me pareció fascinante. Soy de las que digo que detrás de todo "villano" hay una historia que justifica, en cierta forma, lo que es y aquí encontré la explicación de porqué Elphaba es la malvada bruja del oeste
  • Canciones de amor a quemarropa de Nickolas Butler: me miró, le miré, nos miramos y le traje conmigo a casa. Le aparté de la biblioteca unas semanas porque sentía que debía leerlo y ¡menos mal que lo he hecho! Es una historia real como la vida misma, con unos personajes IMPRESIONANTES y lo digo en mayúsculas porque es que todavía estoy alucinando con Butler, estoy tratando de asimilarlo mientras me pregunto porqué este tipo de novelas no las lee la gente. Cada uno tiene una voz, una personalidad, unos sueños que algunos no han podido cumplir, problemas económicos, e incluso me los imagino de carne y hueso en su pueblecito típicamente americano. Cada capítulo te atrapa y se queda con un trocito de ti.  Una novela absolutamente fascinante que me deja con ganas de aplaudir. Por favor, leedlo. Este 2016 será el primer libro del que os hable porque ha sido tan maravilloso.
  • Deja escapar a los lobos de Carol Rifka Brunt: es una pena que no se le haya dado la importancia que se merece porque de verdad os digo que es un libro maravilloso. Es una historia bonita con un elemento que pocas veces se trata en las novelas: el sida. Esta novela habla de la perdida y del dolor al que se enfrentan las personas cuando pierden a alguien, en este caso, sobre todo, de la perdida de un tío y de una pareja; habla de secretos, de amor, de superación. Es una novela que me fascinó y que os aconsejo muchísimo que la leáis porque os va a sorprender. Es una novela preciosa, y creo que algún día me la compraré también en inglés para disfrutarla en su idioma original. Está situada en 1987 y ya sabéis que en esa época muchas cosas se callaban por lo que creo que el tema de la homosexualidad y el sida están perfectamente tratados. Leedlo. Por favor.
  • La luna no está de Nathan Filer: la historia me llamó desde el primer momento la atención, tenía algo que me hacía querer leerlo y me dejó con un buen sabor de boca. Es una historia dura, donde la muerte y la enfermedad están presentes, y creo que supo reflejarlo a la perfección, le dio la importancia que tiene. Una cosa que me ha llegado a fascinar del libro es que no parece escrito por Filer sino por un chico que trata de recordar algo doloroso y que no está bien, no sé si me explico y me entendéis. No es la típica novela dramática, la verdad, y os la recomiendo mucho mucho.
  • El océano al final del camino de Neil Gaiman: ya leí en su día a Gaiman y a su famoso El libro del cementerio pero, pese a gustarme, no volví a leer nada suyo. Quizás porque sentía que no estaba preparada. Tras oír su discurso de graduación en una universidad como invitado decidí que quería leer sus libros, quería saber más y me leí este. Me encantó, Gaiman tiene algo especial, quizás esa forma de explicar las cosas, esa forma de ver el mundo y os recomiendo muchísimo la novela. No sé si os pasa pero cada vez que oigo o leo a Gaiman entro en un estado de paz que no es ni normal, me relaja un montón. Este es otro autor que quiero leer en inglés este año.
  • It's kind of a funny story de Ned Vizzini: creo que este es el culpable de que este año haya empezado Estudios ingleses. Es una novela que te hace replantearte muchas cosas, y una de ellas es si estás haciendo lo que realmente te gusta. Vizzini habla en este libro de la depresión, sabiendo lo que es, se suicidó a causa de ella en 2013, habla de la presión de los estudios, del futuro, y de las dudas que todos tenemos en algún momento. Está escrito de una forma absolutamente maravillosa, y te hace reír incluso cuando tal vez no deberías. Vizzini escribió algo genial y estoy segura de que este año seguiré leyéndole. Sé que algunos vais a compararle autománticamente con John Green y os pido, por favor, ya sea para bien o para mal, que no lo hagáis porque no tiene nada que ver. Os lo aconsejo, sobre todo si estáis en bachiller y no sabéis lo que queréis hacer. Oye, igual descubrís que sólo queréis dedicaros a pintar mapas de cerebros.
  • Sueños de piedra de Iria G. Parente y Selene M. Pascual: soy una esas personas que nunca las había leído y ya era hora de que lo hiciera. Esta novela me llamaba mucho y, aunque ya sabéis que yo soy de poca fantasía,  la pedí por mi cumpleaños. La devoré. No podía parar de leerla. Es un libro fantástico, con unos personajes tan reales que parece que puedes tocarlos, con unos diálogos divertidos y con unos mensajes fantástico. Ambas tienen algo especial leyendo y no se nota que está a cuatro manos, tal vez porque al conocerse tan bien son capaces de mimetizarse. Quizás en algunos momentos ciertos discursos ya eran un poco exagerados o se veían algo forzados, por ponerle un pero. Terminé la novela con una sonrisa en la cara y deseosa de saber más de este mundo. Si no la habéis leído os recomiendo que lo hagáis ya, incluso si, como a mí, no os llama la fantasía.

Y esto es todo, lectores. Muchas gracias, un año más, por estar ahí. Espero que este año esté lleno de cosas maravillosas. El mío, desde luego, parece que lo va a estar. Un abrazo a todos y feliz 2016.


No hay comentarios: