9/2/16

Canciones de amor a quemarropa de Nickolas Butler


Cuando vi este libro en aquel estante de la biblioteca supe que tenía que leerlo, había algo en él que provocó que no pudiera dejar de pensar en ello todo el rato que estuve paseándome entre cientos de novelas, así que lo acabé agarrando, como si temiera que alguien me lo quitara. Aunque sabía que aquello no pasaría. Yo era la tercera en leerlo. 

Canciones de amor a quemarropa no tiene una gran novela ni grandes giros pero en su sencillez es donde está la magia de la historia, una magia que sólo atrapa a algunos. Cuenta la historia de cuatro amigos que crecieron en un pueblo estadounidense, el típico que todos nos imaginamos, que se llama Little Wing y que ya han superado la treintena. Vuelven a reunirse cuando uno de ellos va a casarse. Los cuatro han llevado unas vidas bastante diferentes y sus personalidades a veces chocan, aunque tienen algo en común. Al volver a verse hay peleas, se destapan verdades y la amistad está en peligro. 

Me gustó la sinceridad con la que escribe Butler, es algo que aprecio mucho. Sinceridad. No endulzar las cosas, sobre todo en novelas donde estas, no mentir, no hacer una fantasía donde todo es perfecto. Los cuatro amigos tienen problemas y me gustó muchísimo cómo los enfoca.

Por un lado tenemos a Henry, quien está casado con Beth. Es un granjero que se mata a trabajar para que su mujer y sus hijos tengan lo necesario, es el típico chico de pueblo que nos imaginamos todos "fuerte, orgulloso, trabajador, terco". No ha salido del pueblo ni tiene ningún interés, lo único que quiere hacer es dedicarse al trabajo que lleva años ejerciendo. Pero no todo está bien, a lo largo de la novela veremos como se acaba descubriendo un secreto que la mujer llevaba años ocultando; cómo su amistad con su mejor amigo, Lee, peligra y cómo su situación económica no es tan buena como se cree el resto. 

También está Lee. Es músico. Es famoso. Sale con chicas guapísimas. Recorre el mundo entero. Y siempre acaba en Little Wing, no puede escapar de ahí. En su pueblo natal tiene una casa en la que descansa cuando no puede más y en la que se dedica a vivir con tranquilidad, sin ser molestado y yendo a cenar a casa de su mejor amigo, Henry. Además, tiene un corazón enorme y parte de su dinero la utiliza para ayudar a Ronny sin que este lo sepa. Es un personaje que me ha gustado muchísimo. A pesar de ser más blanco que el papel yo me lo imaginaba como Lenny Kravitz, porque el cerebro humano es así y no siempre hace caso de las descripciones. A lo largo de la novela veremos como la fama no lo es todo y que aunque seas una de las personas más importantes del mundo al final sólo quieres tu hogar. Es su regreso al pueblo el que desencadena todos los acontecimientos, y es un personaje creíble y muy humano.

"Nos llamaba de vez en cuando por una línea llena de ecos e interferencias que al fondo dejaba oír las risas de un coro de jovencitas, y su voz nunca nos parecía tan alegre como esperábamos".

Rony, otro más de este grupo de amigos, es un cowboy que tuvo que retirarse tras tener un accidente y tras una vida de desenfreno vive en el pueblo, con toda la tranquilidad del mundo, y siendo cuidado por todos. Es un personajes que refleja muy bien ese sentimiento de "por qué me tratáis como si fuera tonto cuando no lo soy, porqué me tratáis como si fuera un pobre pueblerino cuando he vivido mucho más que vosotros". Me gustó cómo se refleja esa impotencia que se siente cuando todos te tratan como si fueras un niño. Rony evoluciona mucho durante la novela y todo gracias a una despedida de soltero en la que conoce a una chica que, por primera vez, no le trata como si fuera estúpido. 

Y por último tenemos a Kip, un agente de bolsa que se va a casar con una chica maravillosa y completamente de ciudad. Vuelve al pueblo para tratar de darle un esplendor que no tiene y a luchar, quizás, por demostrar a todos que él es alguien, que es mucho mejor que el resto de sus amigos y que no es un pobre idiota. Es un personaje que al final tiene un complejo de inferioridad y te das cuenta por las actitudes que va teniendo a lo largo de la historia, como si al compararse con el fabuloso Henry casado con una mujer fantástica, con el músico Lee, o el ex cowboy de Rony él fuera un 0. Nada. Y lucha por cambiarlo. Claro que no todo sale como él cree y hay algo que es el causante de que cometa un error que le va a costar bastante caro. 

Cinco contarán la historia, los cuatro amigos y Beth, y sus voces son tan diferentes, están muy bien definidas y muy bien desarrolladas. Cada uno te hará sentir empatía, y cada uno tendrá unos problemas, un pasado que quizás el resto no sabe, y ganas de vivir otra vida —excepto Henry que está contento tal como vive. Es sencilla, como he dicho antes, pero trata los temas de una forma maravillosa que hará que realmente disfrutes leyendo la novela y que pienses que todo eso pasó de verdad, o incluso puedes verte reflejada. El amor, el deseo de algo más, el dolor, las decepciones son temas que se tratan y cada uno desde un punto distinto. No hay grandes dramas, sino la vida misma. La amistad tampoco es perfecta, no todos los de un grupo de amigos se llevan bien y eso es algo que se ve. No hay una idealización, no hay una perfección. Tengo que señalar, también, que hay un momento de la novela que me hizo reír muchísimo aunque no debería pero es que la situación era tan estúpida, tan propia de chavales de quince años en vez de treinta, que pensé que me daba algo. Y es que lo que también te enseña la novela es que hay ciertos problemas que hay que alegrarlos pensando con la mente de un adolescente, y si es posible con unas copas de más para no arrepentirte.

Además, trata la fama cuando la tienes y cuando ya no eres nadie. Las ganas que tienes de que nadie te conozca cuando todos lo hacen, y el necesitar un lugar donde relajarse de todo lo que conlleva. La infelicidad. El tenerlo todo y no tener nada. También habla de los sentimientos, de amar a alguien y que este ame a otra persona. La idealización de una persona y cómo acaba cayendo en picado, o no, esa imagen que tienes. La amistad y los obstáculos. Habla de la vida. De quién puedes llegar a ser si luchas por eso, y si estás contento tras lograrlo casi todo.

En definitiva, Canciones de amor a quemarropa es una historia sencilla y realista, con cinco personajes fantásticos que demuestran que el tiempo te cambia y que es imposible que todo sea como siempre, como si aún fuerais adolescentes.

No hay comentarios: