31/3/16

Segundas oportunidades



Cuando Georgie y Neal se conocieron, fue amor a primera vista, un amor que parecía poder con cualquier inconveniente. Pero ahora tienen problemas, tienen problemas desde hace tiempo. Todavía se aman profundamente, aunque eso parece no importar. O quizás nunca importó demasiado. Estas Navidades, Neal y Georgie van a hacer un viaje juntos, una escapada que les permita retomar su relación. Pero un compromiso de última hora obliga a Georgie a quedarse. Esa misma noche, cuando Georgie llama a Neal para intentar arreglar las cosas, con quien realmente se comunica es con un Neal más joven, el Neal que conoció hace tiempo, antes de que todo empezara. No es un viaje en el tiempo, no exactamente, pero ella siento que se le ha dado una oportunidad de arreglarlo todo antes de que empiece...

Como volverme a quejar de lo mal que está ¿catalogado? ¿categorizado? —no sé cómo decirlo pero si leéis ESTO me entenderéis— quizás ya sea algo exagerado volver a decir algo así que me limitaré a decir que es una novela adulta pero que podéis leerlo todos.

Bueno, Rainbow Rowell ha vuelto a hacerlo. La verdad es que había pensado en leerme antes Attachments pero entre la pereza de leerlo en inglés y la de tener que comprarlo y esperar a que me llegue hizo que me leyera antes Segundas oportunidades (Landline), su segunda novelas para adultos. No sabía muy bien qué esperarme pero os lo confieso: la trama me daba pereza. Nunca he sido muy amante de "viajes en el tiempo" aunque sean solo por teléfono, básicamente porque nunca me los creo del todo o me ponen muy nerviosa —¿Habéis visto El sueño de mi vida? Pues a mí me pone histérica y estoy como "POR FAVOR PARA NO HAGAS ESO" y me pongo insoportable— así que no sabía que esperarme de esta novela, pero antes de nada tengo que deciros que me ha encantado. 

Ilustración: Taryn Knight
Los personajes de Rainbow Rowell siempre tienen un algo que te cautiva completamente y con los que conectas a medida que te sumerges en su historia. Esta vez la protagonista es una mujer treintañera con éxito en su trabajo, y casada con el fantástico Neal, con el que tiene dos hijas adorables.  Una de las cosas que  me encantaron fue que ha creado una mujer con sus debilidades y fortalezas, con sus virtudes y defectos. No es una chica fuerte que puede con todo pero tampoco es una chica débil que no puede hacer nada. Es simplemente una mujer que intenta hacerlo lo mejor posible y que cuando tiene que dejar caer esa máscara de "yo puedo con todo" lo hace, y que, además, a veces no puede evitar ser egoísta. Me gustó mucho también cómo se ve la semi madurez de Georgie ya que, para mí al menos, no es la misma que era cuando conoció a su Neal, aunque sigue conservando un poco de esa inmadurez. No sé si me explico. El resto de personajes (el propio marido, la familia de ella, los amigos) tienen su propio peso en la historia y creo que todos son necesarios para que la trama funcione. 

Hay un secundario que tiene más importancia que el resto (junto a Neal, claro) y es Seth. El tonto del culo de Seth. Es el mejor amigo de Georgie y la persona culpable de parte de las peleas del matrimonio. Pero no solo es el mejor amigo, sino que trabaja codo con codo con Georgie lo cual es un problema, como veremos en el libro. Os dedicaréis a gritarle página tras página pero siento deciros que al final le cogeréis cariño lamentablemente. No sé si tenéis algún amigo con el que básicamente sois uña y carne o con el que os emparejan día sí y día también... pues lo de Seth y Georgie es algo así. La amistad que todos creen que va a acabar en algo más y es algo que me parece gracioso. 

El problema que tienen Georgie y Neal es que ella siempre está trabajando muchísimo en sus guiones, pasando casi todo el día con su mejor amigo, y casi no está casa con su familia. La cosa es que Neal nunca dice nada pero cuando Georgie quiere cancelar el viaje por navidades a casa de la madre de su marido, él decide que la que se quede en casa sea ella, lo que da lugar a habladurías en la familia de ella —si no le dicen ochenta veces si van a divorciarse no se lo han dicho nunca. Total, que George llama ochenta veces a Neal y no consigue hablar con él hasta que le llama por el fijo de su madre... y habla con el Neal veinteañero. Esta parte la mete muy bien, yo tenía miedo de cómo introduciría este elemento fantástico en una novela 'realista' y tengo que deciros que lo ha hecho con sencillez y acertadamente. ¿Cómo es posible? Pues mira, no lo sabe ni Georgie, ni Rainbow ni el lector, es algo que simplemente pasa. ¿Y por qué pasa? Porque a veces es necesario abrir los ojos. 

Y aquí vamos al otro punto que me gustaría comentaros. A veces es necesario echar la vista atrás y pensar en las cosas que hemos vivido y en cómo hemos actuado en esos momentos. Necesitamos recordar para saber cómo actuar y entender por qué las cosas son como son. En las relaciones, por ejemplo, es necesario hacer esto cuando algo va mal, cuando hay una discusión y no sabes cómo arreglarlo, y yo he interpretado esas llamadas como precisamente eso. Es un alto en el camino y rememorar cómo os conocisteis y por qué te enamoraste de esa persona. 

También habla de las decisiones duras que hay que tomar en la vida. Si trabajas muchas veces vas a verte en la tesitura de elegir entre la familia y en el trabajo, sobre todo cuando en esta última te dan una gran oportunidad y creo que Rowell refleja perfectamente lo duro que es elegir entre esas dos cosas y lo difícil que es vivir con esa decisión. No es fácil coordinar ambas cosas y en un futuro todos los que estamos estudiando nos veremos unas cuantas veces, seguramente, en un momento como ese pensando que hacer.

Otra cosa que también quiero señalar es que una vez más Rowell escribe una historia de amor que no es apresurada, no es un pim pam pum, sino que va evolucionando poco a poco hasta ser lo que acaba siendo. Vemos cómo Georgie conoce a Neal y cómo poco a poco van conociéndose, acercándose, hasta convertirse en lo que son ahora y es algo que me encanta. Siempre he adorado los libros en los que parece que observas una vida y en este caso parece justamente eso.

En resumen, Segundas oportunidades es un libro que trata temas como el matrimonio, el trabajo y el amor de una forma maravillosa y que estoy segura de que os entretendrá. Con un contenido más adulto, tal vez porque los problemas los acabas entendiendo cuando tienes cierta edad y es más fácil sentirse identificado con ciertas cosas, es apta para jóvenes y no tan jóvenes. Una novela preciosa con unos personajes que te conquistarán y es que si algo sabe hacer Rainbow Rowell es que sus personajes respiren y tengan vida propia en sus libros. Os lo recomiendo muchísimo.

No hay comentarios: