7/5/16

HURRA por Ben Brooks

Hurra por la hermana que salta desde un aparcamiento de varias plantas y lleva ropa interior sin combinar. Hurra por imaginar un entierro al que van Harry Potter, las últimas vaquitas marinas y los dos Murakamis. Hurra por dormir hasta tarde, las cervezas para desayunar y los universos paralelos donde todo es un poco mejor. Hurra por los tatuajes importantes hechos con tinta de boli y aguja de coser. Hurra por el padre que vive en una tienda de campaña y por la madre que siempre dice «yo también tengo derecho a salir». Hurra por la huida a París, Berlín y Barcelona. Hurra por la única chica que te entiende. Hurra por Ben Brooks, que brinda la historia del duelo por una hermana en una familia que es la versión desesperada e hilarante de las de Salinger. Hurra, tres hurras, por «Hurra», su novela más emocionante, tierna y desesperada.

En mi casa siempre le hemos dado importancia al día del libro, tanta que la novela que nos compramos tiene que ser especial y tenemos que quererlo muchísimo. Aquel día yo me llevé dos a casa, uno de Ali Smith y esta maravilla de Ben Brooks. No pude evitar ponerme a leerlo en el coche de vuelta a casa y con sus primeras líneas, «—Para ya —dice mamá—. Deja de imitar a James Bond. El traje es para el entierro de tu hermana», ya me ganó completamente. Quizás porque en mi casa otra de las cosas especiales que tenemos es que somos todos fans de 007 (cada uno tiene su favorito, el mío es Pierce Brosnan), o simplemente porque me hizo sonreír aunque no debía. 

Este es mi segundo libro de Ben Brooks, el primero fue Lolito y si ya me había conquistado con aquella novela, con esta se ha ganado mi corazón literario de por vida. Hurra cuenta la historia de cómo una familia trata de superar el suicidio de Ellen, la hermana mediana de Dan y Adam, quien se ha suicidando saltando desde un aparcamiento de varias plantas. A través de Dan veremos ese duelo tan duro, y también veremos el mundo a través de sus ojos.

Dan vuelve a casa para el funeral y se encuentra con su padre viviendo en una tienda de campaña en el césped, que encima está cagado de miedo (en esta reseña voy a permitirme ser un poco políticamente incorrecta) porque supuestamente hay un puma suelto por el vecindario (que no veáis lo que me reí con el dichoso puma); una madre que no deja de beber; un hermano que tiene lo suyo también; y a la mejor amiga de su hermana, Saskia, que acabará jugando un papel importante en la vida de los hermanos. Y Dan tampoco es que sea perfecto, bebe mucho, a veces se droga, y su vida es un poco desastre, pasa de todo y ni siquiera presta mucha atención a su trabajo, a parte de que descubre que la chica con la que se acuesta ha abortado cuatro veces, y dos eran suyos. Cuando vuelve al que fue su hogar, Dan tiene que ejercer de hermano mayor y es interesante ver que, a pesar de estar hecho un desastre, hace todo lo posible para ayudar a Adam.

Una cosa que me ha encantado del libro es que acabamos conociendo a Ellen. Si en Lolito teníamos poemas para la ex de Etgar, en Hurra tenemos borradores de cartas de suicidios, conversaciones con sus hermanos, mensajes, que ayudarán a acercarnos a Ellen y a comprender un poco qué pasó, aunque estas cosas creo que nunca se comprenden del todo. Además, vemos todo lo que le querían y por qué la echan tanto de menos. Hay un momento que me encantó, fue cuando los hermanos tratan de conseguir el dinero para enterrar a su hermana y no incinerarla por si hay un apocalipsis zombie, para que, si revive, puedan curarle con algo que seguro que habrán creado los médicos en un futuro. 

Coincidiendo con otros, creo que es la novela más madura y más reflexiva del escritor. Dan va pensando y dando vueltas a muchas cosas de la vida, sobre todo a la que le tocan de cerca de una forma muy distinta a la que vimos en Etgar, a parte de por ser dos personajes diferentes (no puedo evitar compararlas, aunque sean diferentes). También noté esto cuando se habla de algún persona, como cuando dice del padre que «Pronuncia las palabras como si le diera miedo que alguien malinterpretara cualquier cosa sin importancia y le declarara la guerra", algo que creo que no estaba tan presente en su anterior novela. 

Con los hermanos, además de pasar un duelo bastante duro, también viajaremos primero a París, donde Adam dará rienda suelta a su obsesión con Amélie; después a ¿Alemania, creo recordar? a ver al padre biológico de los tres, al que hace años que no ven; y, por último, a Barcelona, donde viajarán los tres junto a una catalana que conocen en París y junto a Saskia, la amiga de su hermana de la que Dan se cuela perdidamente y la que les revela la existencia de un supuesto vídeo sexual de Ellen. Viajes en los que el hermano mayor la fastidiará unas cuantas veces (los hermanos la cagan un montón, pero resultan hasta tiernos). 

Brooks nunca suele tener pelos en la lengua pero esta vez ha decidido ser lo más escatológico posible, tanto que parece que le van a dar un premio por ello. He puesto cara de asco tantas veces porque Ben no se calla las cosas y decide contarte cómo vomitan o cómo cagan (sí, Dan te da la fantástica información de que es agüilla y están muy sueltas). Y esta es la razón por la que he decidido no ser tan políticamente correcta, para estar a tono con la novela. Que a ver, Brooks, te pediría que en la siguiente novela no nos dieras tantos detalles porque casi me da algo. 

Por último, añadiré a todo esto que Ben hace un retrato bastante decadente de la juventud actual, en la que hay una pérdida del interés en estudios, trabajo y un abuso de alcohol y drogas. Una visión un poco desencantada de la sociedad. 

Resumiendo. Hurra es una GRAN novela, llena de unos personajes maravillosos que no te dejaran indiferente, con una visión de la sociedad que se aleja mucho de esa idealización que vemos últimamente. Una novela con una historia muy especial, que os recomiendo leer porque es diferente y bonita a su modo. Y con un título que, al final, resulta ser bastante irónico.

HURRA POR BEN BROOKS. POR CREAR UNA HISTORIA TAN MARAVILLOSA. ¡HURRA!

No hay comentarios: