20/9/16

Inmune a ti


Allie está en modo crisis. No sabe qué hacer con su vida, acaba de dejar a su novio y, en un momento de locura, se enrolla con Dean de Laurentis, el tío más guapo y más ligón del campus. Hay que reconocer que no estuvo nada, nada mal. Pero lo último que necesita es liarse con un rompecorazones. Por mucho que Dean no esté dispuesto a quedar como «solo amigos». Por mucho que, cuando la vida da un giro de 180 grados, él sea el tío capaz de permanecer a su lado...

Este libro forma parte de una trilogía, que al parecer se ha convertido en tetralogía, que me da cierta esperanza en cuanto a la novela romántica juvenil porque que las relaciones que hay en estos libros no te hacen asustarte y preguntarte qué está pasando en el mundo para que crean que algo así es normal. Bien, dicho esto, os voy a decir lo que me ha parecido este libro.

Si en el primero la chica había sufrido un episodio bastante grave y en el segundo no tenía una vida lo que se dice fácil, en esta novela eso se deja más a un lado ya que el problema es otro. ¿Cuál? Allie, quien aparece en el primer libro, sale con el idiota de su novio, de cuyo nombre no me acuerdo porque prefiero borrarlo de mi memoria, y lo deja con él por ¿cuarta? ¿quinta? vez. Uno de los problemas es que él no acepta que Allie quiere ser una gran actriz e ir a Los Ángeles para dedicarse a lo que es su sueño —además de que la chica no ha estudiado en la universidad para nada, ¿sabéis?— porque para él lo que debería hacer es dejarlo todo, quedarse en casa y cocinar como las chicas americanas de los años cincuenta —recuerdo que Rory Gilmore intentó algo así en un capítulo pero nunca más lo volvió a intentar, gracias a dios. ¿Qué pasa? Que Allie le manda a la mierda, le dice que la cosa no va a así y que ella quiere ser actriz, así que lo dejan y la chica va a casa del novio de su mejor amiga para evitar tentaciones de volver si el tontodelbote se pasa por su habitación de la residencia.

¿Y qué pasa? Pues mirad, que Dean de Laurentis está muy bueno, quizás que juegue a hockey tiene que ver en eso, y puede que ella no esté en sus cabales —os pongo el situación, el tío es un mujeriego, pero en plan nivel Barney Stinson— porque ella jamás haría lo que hace. Total, que ahí empieza el meollo del asunto y me gusta la forma en la que se desarrolla la novela.

Por un lado tenemos la telenovela de Allie negándose a sentir algo por Dean, del ex novio siendo un plasta, de ocultar que se lleva bien con Dean, y de "a ver cómo hago que me dejes de caer bien, pero esto es una mierda porque ves telenovelas conmigo sobre cosas que ni sabemos y me haces reír". Por el otro, tenemos a Dean que se pasa el día de chavala en chavala y que, de pronto, se da cuenta de que quiere pasar más tiempo con Allie, de que no le importa no acostarse con ella —a ver, que ha os he dicho que es un Barney— y tiene a sus amigos amenazándole con dejarle de hablar como le haga daño a Allie, ya que se llevan bien con ella y se piensan que Dean no tiene sentimientos.

Pero no sólo de eso va el libro, si no que aburrimiento, si no que en el personaje de Dean se tratan cosas como el que no te tomen en serio sólo porque tu forma de ver la vida sea más relajada, el no saber muy bien qué quieres hacer en un futuro —ya que el chaval está un poco perdido puesto que nada le apasiona—, que todos vean el exterior y no vean el interior —a ver, en estos libros los deportistas son inteligentes pero en plan normal, no en plan Hardin de la vida que mucha cultura pero luego soy una mierda de persona—, y cosas de esa. En Allie el que le tomen por una chica tonta y que no le den papeles serios cuando sabe que vale para ellos, el sentirse presionada, el que le hagan sentir mal por hacer lo que ella cree correcto.... No sé, tratan los temas de una manera que hace que me guste un montón, porque puedes estar o no de acuerdo con ciertos comportarmientos pero los entiendes, puede que no te sientas identificado con ellos y que no sepas lo que se siente, pero comprendes por qué hacen las cosas.

Aunque ha sido el libro que menos me ha gustado de todos, quizás porque las otras historias me decían más, sí que me ha gustado mucho y me ha hecho pensar, algo que seguramente no buscaba el libro pero que lo consigue. Me ha gustado ver una relación diferente, no llena de corazones y cosas empalagosas, y que los protagonistas la fastidien unas cuantas veces porque creo que eso es lo que ocurre en la vida real. También me han gustado ciertos detalles en su relación porque han sido súper bonitos pese a la tontería que el resto de gente puede pensar que es, y creo que merece la pena leerse estos libros porque hablan de relaciones reales, no se idealiza al otro en ningún momento y cometen fallos, pero los solucionan hablando.

Ah, se me olvidaba añadir que algo que me ha gustado mucho es que Dean dice que a él no le importa lo que el resto piense de él —a veces sí que le importa, pero finge que no— y le dice a Allie que debería vivir como él, haciendo lo que quiere y siendo como quiere ser porque así sé es más feliz. ¿Y por qué me ha gustado? Porque siempre me ha gustado esa frase de Alaska de "a quién le importa lo que yo haga, a quién le importa lo que yo diga" y siempre he defendido que si a ti te hace feliz X cosa y no hace daño a nadie que la hagas, la vida es corta y no hay que andar prohibiéndose cosas y precisamente por eso me ha gustado, porque creo que es un mensaje positivo. Creo que a la gente le importa demasiado lo que diga el de al lado y el de enfrente, pocas personas se atreven a vivir como realmente quieren y es algo que me gustó, creo que hacen falta más libros donde se diga que tienes que hacer lo que te vaya a hacer feliz, no seguir la corriente mientras te sientes desgraciado.

Y eso, me despido. Sólo quería hablaros de ciertos temas, ya sé que lo mío no son reseñas. No sé ni lo que son, supongo que me siento frente al ordenador, escribo lo que me sale sobre el libro y ya está, simplemente porque me apetece. Total, que si lo habéis leído podéis decirme que os ha parecido. Un abrazo enorme.

No hay comentarios: