24/7/16

Oh my gothess

En la red, Dark Gothess es una bloguera que escribe sus reflexiones y sentimientos en una bitácora personal. El misterioso Cold Raven es su más fiel seguidor. En la vida real, Nessa es una chica con mucho carácter; un traumático suceso la ha convertido en una sombra de lo que fue. El blog es su salvoconducto, donde da rienda suelta a la rabia y el dolor que lucha por ocultar. La ironía es su aliada, el temor su mayor enemigo. Isaac es un chico marcado por la tragedia: víctima de sus errores y esclavo de su presente, alguien que busca comenzar de cero. Ambos tienen una cosa en común: huyen del pasado. El destino hace que sus vidas colisionen.  ¿Puede un mal comienzo tener un buen desenlace?

Cuando su escritora me propuso participar en la lectura conjunta acepté y me lo acabé al día siguiente de empezarla, así que no he podido ayudar demasiado, sobre todo porque últimamente leo más que escribo en las redes sociales. Y bueno, antes de nada, quiero decir que me ha gustado el libro, no está mal, tiene sus cosas malas pero no están mal. Total, que vamos al asunto (la semana que viene acabamos con el mes austenita, por cierto).

La trama me daba un poco de miedo porque pensaba que iba a ser de estas historias que tanto leen los adolescentes y que yo tanto critico por aquí, pero ella me aseguró que no y, tras leer el libro, me ha quedado claro que tenía razón. Sí, hay una relación mala pero, PERO, es criticada y eso me ha gustado. Eso sí, no voy a decir qué pasa porque creo que es necesario que no lo sepáis. Y no solo ay esa, también tenemos una relación horrible que es la de una de las amigas de Nessa con sus padres, que cuando la leéis con unos años más comprendéis lo que pasa y os alegráis con el final que tiene. 

Y pasemos a hablar de Nessa y de Isaac que el asunto tiene tela (pero buena, más o menos). Por un lado tenemos a Nessa, una chica borde pero maja cuando quiere, que escribe en un blog y está fascinada con uno de sus comentaristas, Cold Raven. Le pasó algo terrible y desde ese momento ha cambiado algo en ella. Me gustó que no se enamorara de golpe y porrazo de quien todos os imagináis, si no que fuera poco a poco porque lo hace más real. Por otro lado tenemos a Isaac, quien tiene un pasado un poco malo y que es chantajeado por una persona, algo que va a generar unas situaciones que he odiado porque me daban ganas de pegar al chantajista, y que le daba un poco de gracia al asunto. Entre ellos dos se genera una relación que básicamente se trata de meterse el uno con el otro, pero de una forma graciosa y sana, no de una forma horrible. 

La trama está muy bien, no tiene grandes giros pero sí que te mantiene pegada el libro y las cosas suceden con naturalidad, no están forzados los acontecimientos ni pones malas caras con lo que va ocurriendo. Lo que sí es cierto es que algunas cosas que dicen los personajes me han puesto poner cara rara, pero supongo que eso es cosa de los personajes, así que no voy a entrar en ello. 

Ahora vamos a lo malo, que es la narración. No es que esté mal escrito, todo lo contrario. Está bastante bien escrito pero me ha parecido poco natural, y encaja poco con una novela juvenil. Hay momentos de la narración que quedan forzados, pero eso podría pasarse si no afectara a los diálogos, y es algo que hace. Cuando leía las conversaciones, no me parecían las típicas que tendrían ni dos chicas ni dos personas en la realidad, y eso es algo que hay que trabajar. Pero es un error que veo a menudo en las novelas españolas, sobre todo en las basadas en la actualidad. Estoy segura de que a medida que pase el tiempo será algo que se mejore, así que sigue trabajando y a por ello. 

Total, que es una buena historia, con personajes interesantes y un estilo narrativo que tiene que pulir un poco, pero que no está mal. 


Los Watson


Imagen de Becoming Jane
Emma Watson vuelve a casa de su padre después de que su tía, quien la ha criado como una hija, haya vuelto a casarse. El panorama no puede ser más desesperanzador: un padre enfermo, una hermana celosa, un mezquino hermano y su esposa... Sin embargo, asiste a su primer baile en la localidad y su belleza y la novedad de su llegada hace que acapare muchas miradas.

Los Watson es una de las historias que Austen dejó inconclusa ya que murió antes de poder acabarla, y es una pena porque me encantaría poder leer ese final escrito por ella, que estoy segura de que sería tan perfecto como todos los que hace ella

En esta ocasión, tenemos a Emma, una hija que vuelve a casa y quien se siente como una extraña entre su familia, ya que no ha pasado mucho tiempo con ellos por estar con la tía. Emma quiere casarse, sobre todo porque la familia no tiene dinero y esa es su única salida. Pero quiere casarse con alguien que ella elija, no con quien le diga el resto de la gente. Además, Emma despierta la curiosidad de los hombres del pueblo porque es muy diferente de las mujeres que viven ahí, ella es más culta, está mejor educada y es interesante, así que va a tener dónde elegir. Peeeero Emma, como he dicho, no quiere casarse con cualquiera y antes que casarse con alguien que no le guste prefiere dedicarse a la enseñanza en la escuela.

Y aunque la novela no es más que una sombra de lo que pudo haber sido, con lo poco que os he contado se pueden ver ya los temas que la señorita Austen iba a criticar. Venga, que os habéis leído unas cuantas entradas ya, estoy segura de que los adivinaréis. ¿No? ¿En serio? Con estos tres mini párraos no podéis imaginarlos? Bueno, pues ya os los cuento yo. 

Uno de los temas criticados es ¡el matrimonio! Otra vez, sí, Jane no se cansa nunca de criticar el matrimonio. Pero en este caso lo trata de otra forma, la protagonista necesita casarse para poder vivir normal, tampoco híper bien pero al menos para no quedarse en la pobreza, y bueno, en el libro trata de encontrar marido, aunque no sabemos con quien acaba porque recordad que la novela está incompleta así que emplead vuestra imaginación para pensar con quién podría haber sido. 

Otro de los temas es la competición entre hermanas y es que imaginad que, de repente, llega una mujer guapa, amable, educada e inteligente a vuestra casa y despierta el interés de todos los solteros. ¿No sentiríais un poco de envidia? Pues es lo que pasa. Para que os imaginéis mejor cómo pudo ser la escena, es como cuando Sabrina volvió de su curso de cocina en París, guapísima, con un corte de pelo nuevo y una forma de hablar elegantísima (aunque ella no es que tuviera que pelearse). 

También otro tema de crítica es lo que les ocurre a las mujeres si el padre o el marido muere. En aquella época las mujeres no teníamos derecho a nada, no éramos ciudadanas a ojos de la ley y si el hombre moría, las mujeres que estaban a su cargo (esposa e hijas, sobre todo) se quedaban pobrísimas y sin nada qué hacer para no hundirse en la miseria, a no ser que tuvieran familiares masculinos a los que poder pedir protección y esas cosas. Era raro que una mujer tuviera mucho dinero, aunque las había. Y si sabemos lo que ocurrió en la vida de Austen, se podría ver que es algo que vivió ella misma, aunque esta novela la escribió antes de lo de su padre. Como os conte en la biografía, su padre murió y su madre, su hermana y ella se quedaron sin sostén económico, y tuvieron que ir a casa de varios familiares para poder seguir viviendo. Así que Austen habló de una situación que, como veis, podía vivir cualquier mujer en la época. 

Y bueno, la novela la empezó en 1803 pero dejó de escribirla, tal vez porque no tenía ganas, no le gustaba lo que estaba haciendo o cualquier cosa. Espero que la leáis porque las obras de Austen siempre merece la pena disfrutarlas y que me contéis qué os ha parecido. Un abrazo enorme y nos vemos a la tarde.