8/12/16

La tierra del sol poniente


En 1920, durante el viaje en barco que la devuelve a casa, Elizabeth Van Linden, una rica heredera de la alta sociedad neoyorquina, conoce a Nigel Barnstable, un joven aristócrata inglés que ha heredado el título de barón Stullwood pero no el dinero ni las propiedades de la familia. Enamorada, se casa con él en cuanto llegan a Nueva York, y Nigel pasa a controlar la cuantiosa fortuna de su esposa. La primera decisión del matrimonio es irse a vivir cerca del desierto de Mojave, al sur de California, donde Nigel compra una hermosa propiedad para crear un imperio agrícola junto a una reserva india. La población se llama Palm Springs y está empezando a atraer, como lugar de ocio, a los ricos y famosos de una incipiente industria: el mundo del cine. Elizabeth trata de adaptarse a una vida nueva, ignorante de que su presencia perturba a Cody, el vaquero que han contratado como capataz. También empieza a conocer a los jefes de la tribu cahuilla, que tratan de vivir de acuerdo con sus costumbres ancestrales, preservando el amor y el respeto por la tierra.

En mi casa la de las películas de vaqueros es y siempre será mi madre. Se pasa las tardes con esas películas de fondo mientras lee un libro o visita algunos blogs literarios. Le encantan. A mi madre los vaqueros, los indios y todas esas aventuras le han gustado desde siempre. Yo confieso que no he heredado eso de ella, a mí los vaqueros no me gustan. Yo prefiero a los artistas, a los highlanders y a los rebeldes británicos —a ver, lo confieso, a mi de Downton Abbey me gustaba Tom, el irlandés y creo que se me notaba demasiado porque cada vez que salía era como AAAAAY QUE POR FIN SALE MI FAVORITO; y no hablemos de Las chicas Gilmore, que todo el mundo sabe que mi fav es Jess. 

Total, que a donde yo quería llegar es que yo pedí este libro a la editorial porque me mandaron un mensaje de "x libros de esta novela para reseñar y blablabla" que te manda Edición anticipada cada vez que tienen algo y la verdad es que yo hace tiempo que no colaboro con ninguna editorial, y cuando lo hago con alguna es con esta plataforma o La galera porque realmente me gustan esas novelas —a ver, chicos, eso de colaborar porque sí y porque los libros son gratis no se hace— así que pensé ¿por qué no? Este libro va a estar más que aprovechado porque pensaba regalárselo a mí madre después de leerlo yo, así que lo pedí y me llegó. Y cuando vi este pedazo de libro me quedé flipando. A ver, mi madre es una fan de Barbara Woods y le gusta muchísimo, así que más bien era una sorpresa para ella. La sorprendí mucho, por cierto, no se lo esperaba porque hace un montón que no ha podido comprarse los libros de ella y los coge casi todos de la biblioteca. 

La cosa es que yo no sabía muy bien de qué iba. Sabía que tenía que ver con los vaqueros, con el Oeste y poco más, no me había leído la sinopsis porque es algo que intento hacer lo menos posible... me gusta dejarme sorprender desde hace un tiempo. Así que yo solo sabía que iba de indios, vaqueros, gente con dinero y que pasaba en 1920. El principio no me convenció del todo pero una vez me metí en la trama quedé completamente atrapada. Mamá, deja de leer porque aún no te has leído el libro.

A ver, la historia va de cinco personajes principales. La primera es Louisa, una india que habla con los espíritus y quienes le dan advertencias que ella tiene que interpretar. Luego está Elizabeth, una chica de diecinueve que está en plenos años veinte, que sueña con una vida libre y que se ha contagiado del espíritu de las sufragistas y de las flappers. Después está Nigel, un inglés con título nobiliario con muchas ambiciones y poca moral, que hará lo que sea para demostrar que él tiene más poder que el resto. Luego está la criada, de la que se me ha olvidado el nombre, que va con Elizabeth por orden de la madre para vigilarla y cuidar de ella. Y por último Cody, un vaquero de los de antes que vaga en busca de algo. Los cinco se unen en una ciudad, que más bien es un pueblo, llamada Palm Springs, y darán lugar unos acontecimientos que podrían haber pasado perfectamente en aquella época. 

En esta novela de 600 tenemos varios conflictos que, en mi opinión, son fascinantes. Por un lado tenemos el tema de los indios y la ambición de Nigel. Cuando llegan a la súper casa que ha comprado el hombre —dato, él solo tiene de herencia de su padre 100.000 y se casa con Elizabeth por su dinero, así que aprovecha para gastar en plan bien— ven que está al lado de territorio de unos indios y eso a Nigel no le gusta pues él quiere tener una súper plantación de dátiles y ellos se lo impiden, pues el jefe de esa tribu ni se plantea venderla. Así que veremos como toda la novela Nigel y el jefe Diego se enfrentarán por ese territorio, dando lugar a situaciones en las que me habría encantado abrir la cabeza de Nigel con una de sus estúpidas palmeras. Es un conflicto del hombre blanco contra los indios y me ha resultado muy interesante. El tema ha sido tratado muy bien y no sé si será cierto todo lo que cuentan pues no estudié estas cosas en segundo de Historia pero sí que creo que ha sido bastante realista y que no ha retratado a los indios como en las películas. 

Luego está el otro tema que es el de la independencia femenina. En 1920, a pesar de que el voto de la mujer ya estaba en USA y estaba a punto de suceder en UK, las mujeres aún seguían dependiendo de los hombres para todo. El dinero que Elizabeth había heredado de su abuelo estaba a manos de su padre y, en cuanto se casara, lo estaría de su marido. Además, aunque su madre lo hace de buena intención, le decía a su hija que debía parecer tonta, ir completamente recta y un  montón de consejos que en esta época serían impensables y que en aquella época ya empezaban a criticarse. ¿Por qué no iban a querer a una mujer inteligente? Pues porque en aquella época querían floreros bonitos que quedaran bien del brazo del marido para conseguir contactos o negocios, muy pocos querían casarse con alguien que le discutiera y con el que debatir. Barbara Wood consigue retratar esto de una forma muy buena porque mientras lo critica, lo muestra. Es decir, ha creado una mujer de esa época que se rebela contra lo que se le impone pero que no parece una chica del siglo XXI en ese momento, no sé si me explico. 

Luego está el asunto de las clases sociales. La criada fue rescatada por la madre de Elizabeth pues le habían acusado de un crímen que no había cometido PERO en esa época no te podías fiar. Así que cuando ella le comenta a la señora que quiere volver a la ciudad... le amenaza con despedirla ¡y a ver quien va a contratar una criada acusada de robar! Pero no solo se da con ella, si no que el resto de mujeres del pueblo no se atreven a hablar con Elizabeth porque ella es de una clase superior, algo que se soluciona cuando Elizabeth decide ir a hablar con ellas y actuar como si no hubiera separaciones de ningún tipo porque, después de todo, están en un pueblo del Oeste, rodeadas de desierto y hay cuatro tiendas. Además de todo esto, en USA ya no importaba tanto el título que tuvieras para tener una gran vida si no que lo que valía eran tus negocios y los contactos que tuvieras, no teniendo por qué ser de una casa nobiliaria.

Y el amor. Elizabeth se casó con Nigel porque fue conquistada por él de una manera muy inteligente y manipuladora. Le hizo pensar que él era el mejor hombre del mundo, quien le haría feliz y haría realidad todos sus sueños. Le ocultó quien era en realidad y lo hizo de tal manera que solo se dio cuenta meses después del error que había cometido. En aquella época ocurría eso, ver el matrimonio como algo que te iba a dar libertad y a Elizabeth le sale rana. Poco a poco comienza a darse cuenta de que es prisionera de un ser horrible y veremos como lucha por salir de eso. Y, además, conocerá a Cody, un hombre bueno y honesto, que tiene asuntos sin resolver pero que trata a las personas con bondad y justicia, como debe de ser.

También se habla del divorcio, de la prohibición de alcohol, de que las películas sobre el Oeste no reflejan la realidad, de la empresa cinematográfica, de la modernización de los indios pues creen que van a perderse en un mundo moderno, de los asuntos por resolver. Y van a tratar también la forma de vida de aquella época, de las costumbres sociales... 

Sinceramente, a mí me ha gustado un montón. Seguramente volveré a leer a Barbara Wood porque me ha gustado su novela. Es la primera de ella y ha sido una buena iniciación en esta señora. Aunque eso no va a pasar en un periodo corto de tiempo porque tengo un montón de cosas que leer, entre ellas las del proyecto sobre Virginia Woolf. 

Un abrazo a todos y espero que estas cositas que he mencionado os haga querer leerla.

6/12/16

Abylion: El océano de cristal


Laura es rara. Tiene pocos amigos, se tatúa a escondidas de su madre y siente devoción por cosas tan dispares como el judo o la informática. Pero ni siquiera una chica tan peculiar como ella puede estar preparada para algo similar: ser abducida en su propia habitación por un programa de ordenador y despertar en una nave espacial llena de criaturas mitológicas, rumbo a un planeta del que no ha oído hablar jamás. Allí, en una extraña ciudadela de cristal, será entrenada, descubrirá sus inquietantes poderes ocultos y trabará amistad con personajes dispares. Sin embargo, los enigmas se acumularán a su alrededor; ¿qué secreto oculta el misterioso ordenador, ese cuyo origen y paradero nadie conoce, que la ha seleccionado de entre los millones de habitantes de la Tierra? ¿Por qué su mundo interior resulta más aterrador de lo que jamás habría imaginado? Y sobre todo, ¿quiénes son esas criaturas que acechan fuera, en la galaxia, y a las que todo el mundo parece temer?

Cuando su autor, Manuel Mairal, me preguntó si quería leer su libro acepté por dos razones: porque utilizó mi nombre para referirse a mí y porque su novela me llamó la atención. Ya sé que aquí no suelo hablar mucho de fantasía, pero la verdad es que de vez en cuando sí que suelo leer —últimamente casi siempre leo a escritoras y eso que lo hago sin querer— pero el asunto es que no suelo reseñarlo en el blog. ¿Por qué? Porque lo dejo pasar y luego me da una pereza tremenda —es lo que suele pasar cuando no reseñas el libro tras leerlo, que se te acumula y al final no haces nada. Pero hoy sí que os voy a traer una de estas novelas que estaría entre la fantasía y la ciencia ficción. 

La historia nos lleva al espacio exterior, al mundo de los alienígenas y que tanto nos llama la atención a algunos —yo creo en los extraterrestres, no me juzguéis. En esta novela se nos presenta una historia que comienza con la desaparición de Laura tras una serie de sucesos en lo que llamaríamos la introducción de la novela —discute con el novio, tiene un accidente de moto y su mejor amigo desapareció hace timpo— y en una nave en la que viajan otros humanos como ella junto a unos seres que ella no había visto nunca. ¿Por qué le han abducido? ¿Cómo ha ido a parar ahí? 

La novela desde luego está construida de tal forma que me he creído que eso es posible y que muchas desapariciones en el mundo están relacionadas con las extraterrestres, siendo un número de personas abducidos cada cierto tiempo. ¿Y dónde van a parar? Pues a un planeta en el que viven más humanos antes de irse a otro, que es como el sitio en el que se exilian para que los malos no les pillen. 

Manuel ha creado un mundo en el que el gobierno es una dictadura en la cual hay censura, persiguen a los detractores y quieren matar a los humanos por considerarlos inferiores, aunque la protagonista a lo largo de la novela piensa que es porque nos temen. Además, es una sociedad piramidal en el que las distintas razas existentes  tienen un lugar, siendo la base la nada y la punta los altos mandos de esa dictadura. Además, a lo largo de la novela también habla del apartheid a través de un personaje africano, quien vivió los últimos años de este periodo tan horrible de la historia; del maltrato a la mujer a través de una surcoreana y de las secuelas que deja el acoso escolar. Ha tratado los temas bastante bien aunque hay alguna comparación que no me ha gustado mucho. 

Tengo que decir que aunque la narración me ha gustado hay veces que torcía un poco el labio porque el narrador soltaba un «joder» como una catedral y luego decía «algarabía», que no me pegaba mucho lo uno con lo otro... pero lo paso. Lo que sí tengo que decir es que no he conseguido conectar con la protagonista. La novela me ha gustado un montón porque me ha gustado el mundo que ha creado, con historia, máquinas nuevas y cultura que me ha parecido muy interesante, además me gustaba cómo se iban desarrollando las cosas pero a ella no me la he creído. Y mira que he intentado conectar con ella pero me ha sido imposible. 

Por lo demás, una novela entretenida, ideal para regalar en estas fechas y que estoy segura de que si os gusta este tipo de historia la disfrutaréis un montón. Gracias a su autor por el ejemplar y espero que siga escribiendo. 

Un abrazo a todos, me despido hasta el viernes. 

Podéis conseguir AQUÍ la novela.