8/1/17

Los muertos vivientes: Días pasados


 Los muertos vivientes cuenta la historia de Rick Grimes, un policía que despierta tras un coma, encontrándose con un mundo lleno de zombies —caminantes, en este universo— y que decide ir a Atlanta para encontrar a su mujer e hijo. A partir de ahí, los cómics nos cuentan cómo el ser humano se va enfrentando y adaptando a la situación apocalíptica a la que vive, teniendo que tomar ciertas decisiones para sobrevivir.

Creo que la serie de The walking dead es la única sobre cosas de estas que no me da miedo. Quizás sea por cómo está tratada pues esta historia no va de aterrorizar a la gente si no de supervivencia y su creador no busca dar miedo —aunque si te lo da, seguro que a él le hace gracia.  Empecé a ver la serie cuando la sacaron pues su tráiler me llamó muchísimo la atención: supervivencia en un mundo que se ha destruido por un virus que transforma a los muertos en zombis. Sabía que estaban basados en unos cómics pero sabiendo cómo son los americanos, sabía perfectamente que no iban a ser diez o quince —son 162, de momento—, así que decidí esperar a que me entraran las ganas o simplemente a que la biblioteca los tuviera. Lo último ha pasado y de momento tienen hasta el 23, así que he decidido leer este año al menos hasta ese número y esta semana me he leído los dos primeros —aunque solo os voy a hablar hoy del primero.

Me encantan los dibujos


Robert Kirkman dice en el prólogo lo que yo ya sabía, que es una serie de cómic que habla de cómo Rick, un policía que despierta de un coma, trata de sobrevivir en un mundo en el que los humanos son escasos y en el que cada vez hay más zombies. Además, busca denunciar ciertos abusos de la sociedad, costumbres y trata de mostrar cómo se enfrenta este hombre —y la gente de su alrededor— a su nueva realidad. ¿Seguirá habiendo gente buena? ¿O todo el mundo hará lo que sea para sobrevivir? Rick, de momento, es un buen hombre que solo busca poner a salvo a su familia y adaptarse a todo esto que para él es nuevo —como ya he dicho, ha estado inconsciente así que se lo ha encontrado de sopetón.

Vale, vamos a dejar cierto tema zanjado cuanto antes. ¿Parecido a la serie? Sí y no. Daryl, como ya sabía, no aparece, Morgan aparece con su hijo —igual que en la serie, y me alegra haber leído el cómic porque nunca me acordaba de dónde salía este hombre—, Andrea me cae igual de mal que en la serie, Lori es para darle de comer aparte —igual que en la serie—, Carl es igual que al principio de la serie y muchos personajes que aparecen en la segunda o cuarta temporada, aquí están desde el primer capítulo. En cuanto al desarrollo de la trama en este tomo, Carl mata a Shane al final, cuando en la serie es en la segunda temporada a manos de Rick.

Mirad que zombi más guapo

Volvamos al cómic. Aunque no lo penséis, los zombies es algo secundario en la historia, o sea tiene su importancia pero no es lo principal. ¿Quiénes son los verdaderos monstruos? Los seres humanos. Viendo la serie o leyendo el cómic es algo que se ve claramente, nosotros somos los malos en toda esta historia. El enemigo de Rick y su gente son otras personas que, tal vez, no tengan escrúpulos y que no van a acobardarse a la hora de matar a otro ser humano —en la serie ya conocemos a los caníbales, al gobernador y a los salvadores. Creo que por esto me gusta tanto, porque ves a lo que se puede llegar con tal de seguir viviendo.

Los dibujos son impresionantes, Tony Moore y su equipo se han lucido porque son maravillosos. Cada viñeta es genial y encajan perfectamente con la historia. Kirkman supo perfectamente con quién formar un equipo y su guión mezclado con los dibujos hacen una historia maravillosa que da gusto leer. Y agradezco que sea en blanco y negro, porque alguna vez he leído comics a color y no me gusta nada, la verdad.

En cuanto a Rick, yo en la serie no le soporto. Estoy deseando que se muera pero nunca lo hace, fíjate, así que ahora lo que pido es que se vuelva menos idiota. ¿En el cómic? Me gusta, aunque sigue siendo un mandón, porque se ve en cierta manera lógico que tome el papel de líder y creo que está mejor tratado que en la serie. Porque sí, porque en la serie hay cosas que están fatal y que a mí me rechinan un montón —a ver si me reconcilio con algunos personajes, que los pobres no tienen la culpa de nada.

Otra cosa que me ha gustado también es que no alarga las cosas. Es decir, ciertos conflictos duran lo que deben durar y no los alarga por el morbo que da el asunto —como el triángulo amoroso entre Lori, Shane y Rick—, si no que los corta y a seguir cada uno con su vida. Y no sabéis lo que me alegra eso porque temía tirarme cuatro tomos aguantando al idiota de Shane.

Total, que os leáis el cómic. Buenos dibujos, buena trama y personajes interesantes que estoy segura que me gustarán tanto o más que en la serie —y a vosotros también, claro. ¿Os lo habéis leído?

No hay comentarios: