30/3/17

La carrera



Este año, como ya sabéis, estoy intentando volver a leer fantasía y ciencia ficción, porque son géneros que he tenido bastante abandonados, así que cuando Nevsky dijo por twitter que le interesaba mandar un ejemplar de prensa a mujeres que escribiéramos reseñas no dudé en apuntarme. No tenía ni idea de qué iba al libro y no conocía a la autora pero algo me decía que iba a ser una buena experiencia. No me equivocaba. Antes de nada quiero agradecer a la editorial por mandarme el ejemplar pues gracias a ellos he conocido a una autora alucinante. 

No sé cómo empezaros a hablar de este libro, supongo que es algo que os pasará a vosotros también cuando lo leáis, así que voy a hacerlo lo mejor posible para convenceros y que vayáis a comprarlo en cuanto salga, que es el 10 de abril —que lo he puesto en la foto bien grande para que se os meta en el cerebro. 

La historia se divide en tres partes y son contadas por tres mujeres y un hombre —pensábais que os diría tres mujeres, pues no, listos, son cuatro los narradores— que os prometo que me mantuvieron pegada al libro. Empezamos con Jenn, una chica que vive en Sapphire y que nos introduce en un un mundo futurista marcado por el fracking y en el que se hacen carreras ilegales de galgos biónicos. Esta primera parte me hizo tener el corazón en un puño —a lo largo del libro la autora me lo fue estrujando cada vez más y más— y tiene unos personajes que me encantaron. Conoceremos a Jenn, a su hermano, a su cuñada y a su adorable sobrina mientras vemos partes de su vida en un mundo que quizás pueda llegar a hacerse realidad. Gema lo mencionó en su reseña y estoy de acuerdo con ella. En el libro, en realidad, no importa tanto el mundo en el que vive sino los personajes. 

Cuando acabamos con Jenn, nos vamos al capítulo que me destrozó mi corazón y que hizo que mi cabeza hiciera BOOM porque es fascinante cómo la autora ha ido uniendo la historia de tal manera que cuando da un giro no te lo esperas. Y te metes en la vida de otra mujer, esta vez de Christy, y después de esta te iras a la vida de un hombre —que te alivia un poco el corazón, aunque no demasiado— y acabas con la fascinante Maree. Y cuando acabas ese viaje por la vida de cuatro personas no sabes lo que es real o ficticio, no sabes lo que has leído y te quedas mirando el libro fascinada por lo que ha conseguido Nina Allan con sus palabras. 

La autora ha creado un mundo fascinante, donde al final nada es lo que parece y en el que viven unos personajes alucinantes y tan bien construidos que me da hasta envidia. Los problemas de los protagonistas, a pesar de vivir en un mundo futurista, son muy cercanos y cotidianos. Trata temas como el machismo, que tristemente sigue presente en el futuro y que ha hecho que mi corazón se encoja muchas veces en este libro. Ha tratado este tema tan bien que me dan ganas de abrazarla. 

Y hablando de esto, en este libro la mayoría de personajes son mujeres. Sí, hay hombres pero no tantos como suele ser habitual. Y las mujeres son de todo tipo. Son mujeres reales y las que tienen el peso importante en la trama. Las fuertes, además, también tienen sus puntos débiles y se muestran frágiles en determinados momentos, no son esas chicas que tanto nos venden ahora que no tienen ni un defecto. No hay mujeres perfectas y es maravilloso. 

En cuanto a la trama, al terminar la novela me imaginé Allan con un corcho lleno de palabras, hilos y chinchetas mientras se ríe malvadamente. Todo está conectado pero a la vez no, todo parece que es una cosa pero luego no, pero luego sí y tu cerebro explota porque tiene mucho que procesar. La historia es muy amena y te engancha —para bien, no como me pasó con el otro libro que leí—, te hace pensar sobre el universo y sobre lo que podría pasarnos en un futuro, sobre las relaciones con la naturaleza y con las demás personas. Y cuando acabas el libro, sigues pensando en lo que has leído, quedándose contigo. 

En resumen, que La carrera me ha parecido un magnífico libro con unos personajes fascinantes y un mundo futurista pero con unos problemas actuales —aunque no todo es futurista, porque hay partes en las que es una especie de actualidad, pero que no os quiero mencionar ampliamente para que lo descubráis leyendo. Os lo recomiendo si queréis leer algo distinto. 

Por cierto, en la Nave invisible están sorteando un Pack Nina Allan y si os metéis AQUÍ tenéis toda la información.

No hay comentarios: