21/6/17

Harry Potter y el cáliz de fuego

Hermione mientras todos hacen el ridículo para intentar participar en un torneo en el que pueden morir

Tras otro abominable verano con los Dursley, Harry se dispone a iniciar el cuarto curso en Hogwarts, la famosa escuela de magia y hechicería. A sus catorce años, a Harry le gustaría ser un joven mago como los demás y dedicarse a aprender nuevos sortilegios, encontrarse con sus amigos Ron y Hermione y asistir con ellos a los Mundiales de quidditch. Sin embargo, al llegar al colegio le espera una gran sorpresa que lo obligará a enfrentarse a los desafíos más temibles de toda su vida. Si logra superarlos, habrá demostrado que ya no es un niño y que está preparado para vivir las nuevas y emocionantes experiencias que el futuro le depara.

Harry Potter y el cáliz de fuego o Harry Potter y el libro en el que empiezo a querer que Ronald se muera o alguien le dé un puñetazo. Seguramente, muchos de los que me leéis sabéis lo que pasa en el libro, alguien mete a Potter en el torneo de los tres magos para que llegue a la ronda final y así poder llevar a cabo el plan maléfico de darle un nuevo cuerpo a Voldemort y durante el torneo se irá enfrentando a los diferentes retos. Ron se enfada con él porque cree que ha sido el propio Potter el que ha metido su nombre en el cáliz y no le ha contado cómo lo ha hecho, así que se tiran una parte del libro enfadados con la pobre Hermione mediando entre ellos. Pues bueno, yo no voy a hablaros de las pruebas porque prefiero tratar otros temas. 

En primer lugar, los mortífagos vuelvan en este libro y hacen una gran entrada en la copa mundial de quidditch pues cogen a los muggles que llevan el camping y los hechizan para que floten por encima de ellos, haciéndoselo pasar fatal pues los humillan y exhiben como si fueran monos de feria, algo terrible y cruel. La gente huye porque encima incendian las tiendas y dan un miedo terrible. De pequeña me impresionó mucho esta escena y sigue haciéndolo. Gracias a este episodio vemos como Crouch, del ministerio de magia, trata a su elfina doméstica y esto hace que vayamos al segundo punto: el P.E.D.D.O.

El P.E.D.D.O es la Plataforma Élfica de Defensa de los Derechos Obreros y me pareció fatal que no le dieran importancia en la película porque es muy interesante. Cuando Hermione ve cómo trata Crouch a Winky, se indigna, pues él le despide por haber salido de la tienda para salvarse —aunque luego veremos que es para atrapar al hijo de Crouch. Cuando vuelven al colegio, ella empieza a ir mucho a la biblioteca y descubriremos que es para crear esta organización, que pretende que los elfos domésticos sean libres y cobren un salario mínimo, además de tener vacaciones y un horario como en cualquier otro trabajo. Su plataforma no va a tener mucho éxito y solo Dobby la apoya realmente, pues el tiene un salario y es libre. Hermione se va a pasar todo el curso tejiendo sombreros para dejarlos por la sala común a modo de prendas para que sean libres. Esto hará que dejen de limpiar la torre e Gryffindor y sea Dobby el que se encargue de hacerlo todo. 

JK Rowling también tratará el tema de la depresión y el alcoholismo en el personaje de Winky pues desde que ha dejado de trabajar para Crouch se pasa el día llorando y bebiendo. Trabaja en las cocinas de Hogwarts y Dobby intenta ayudarla ocupándose de ella. 

También quiero mencionar a Neville porque se lo merece. Una vez más, casi nadie le hace caso y la gente se cree que es idiota, excepto el profesor Moody —que en realidad es un mortífago y el verdadero está metido en un baúl. Empezamos a saber algo más de su vida cuando el profesor hace la maldición cruciatus pues Neville se queda paralizado, como si hubiera visto un fantasma, afectándole muchísimo. Moody le cuenta en privado a Potter que sus padres sufrieron esa maldición, siendo torturados hasta volverse completamente locos.  A parte de esto, Neville se interesará aún más por la herbología, lo que hará que Crouch hijo le diga a Potter que por qué no pidió ayuda a Neville en una de sus pruebas, sabiendo que este es un apasionado de este tipo de cosas. Es bastante triste que un mortífago confíe más en las cualidades de Neville que sus amigos. 

J.K. Rowling también habla de la manipulación de la prensa con Skeeter, una periodista que manipula y miente en sus entrevistas. Se inventa lo que han dicho para crear dramatismo u odio en ocasiones, dependiendo de si le cae bien o mal la persona entrevistada. Es como si Rowling nos quisiera enseñar que no hay que creer todo lo que se lee. La manipulación de la prensa estará presente desde este libro hasta el último. 

Son lo más cuqui del mundo
Por último, también me gustaría hablar de el romance. En esta novela, empieza a tocarse este tema con la aparición de Viktor Krum en el colegio pues todas las chicas van como locas a por él... todas excepto Hermione, quien sigue a lo suyo. Ella nunca ha sido vista como una chica por sus amigos, y es algo que le enfada un poco, sobre todo cuando en el baile Ron le pide que vaya con él como último recurso, rechazándole porque ya tiene compañía. ¿Quién? Viktor. Y yo estuve desde entonces deseando que acabaran juntos. Resulta que él iba a la biblioteca intentando atreverse a hablar con ella porque le había llamado la atención y no me extraña. Y bueno, acaban haciendo tan buenas migas que acaban siendo amigos por correspondencia durante años. Por primera vez, alguien la aprecia de verdad y se ve en las pocas ocasiones en las que Rowling nos deja ver un poco de la pareja. Sí, vale. Potter y Weasley también la quieren pero no sé, aquí es como que de verdad se ha apreciado por una vez que alguien realmente cree que es una chica maravillosa. Viktor Krum es el único chico de toda la saga que jamás cambiaría nada de Hermione y que la respeta desde el principio.

Y eso es todo. Dentro de poco os hablaré de los dos siguientes de la saga, dejando el último para julio, mes en el que tanto Potter como Rowling cumplen años. Un abrazo enorme a todos.

No hay comentarios: