14/6/17

La improbable teoría de Ana y Zak

Buenas tardes a todos, ¿cómo están yendo los exámenes? Yo, afortunadamente, los he acabado ya y por dentro estoy saltando de alegría porque mi cerebro estaba a punto de explotar. Para celebrar el fin de exámenes decidí leerme estos dos libros que cogí en la biblioteca. Había oído hablar muy bien de Cartas a los muertos y decidí darle una oportunidad. Del otro no había oído mucho pero la portada me llamó la atención así que cogí ambos —y otro más que aún no me he leído— y me los llevé para casa. Los he leído. No me han gustado. Y he decidido que voy a desahogarme un rato hablando de la improbable teoría de Ana y Zack porque ya que me lo he leído pues habrá que aprovecharlo. Va a tener muchos spoilers, aviso.



Todo comienza cuando el hermano menor de Ana Watson, Clayton, se escapa de casa para asistir a la convención de ciencia ficción y fantasía más importante de Estados Unidos: la WashingCon. Ana, la típica chica perfecta y responsable, rebosante de matrículas de honor, conocerá al intrépido y curioso Zak en una cita accidental, y juntos decidirán asistir a la WashingCon para así encontrar a Clayton. En el viaje, Ana y Zak se darán cuenta de que, a pesar de ser muy distintos, tienen muchas cosas en común.

A ver, ese día me había pasado horas estudiando literatura inglesa, había hecho el examen y necesitaba algo que no me hiciera pensar en nada así que cuando vi la portada del libro decidí llevarmelo sin leerme la sinopsis, algo que debería haber hecho porque lo habría devuelto a su sitio. Eso fue un miércoles. Lo leí el sábado y bueno, mi cara fue un poema mientras lo iba leyendo. 

Yo mientras leía el libro
Zak es un friki, pero friki de los guapos. Friki de los que miras de arriba abajo. Friki de los que la sociedad acepta. Y un borde. Y un poco idiota. Pero a ver, es borde e idiota con justificación porque su padre se murió de cáncer cuando era pequeño y su madre se ha vuelto a casar y, claro, él odia a su padrastro. ¡Cómo no! Al principio del libro, por cierto, parece que su padrastro va a pegarle o algo porque lo ponen de una forma que madre mía, pero resulta que no, que solo quiere pasar tiempo con él y para Zak eso es terrible. 

Y luego está Ana. Ana es guapa. Y lista. Y hace lo que sus padres dicen porque teme que si no la echen como a su hermana, que parece que se ha muerto y lo que ha pasado es que los padres le echaron de casa. Y está asustada todo el tiempo y cree que todo aquel que no se mate a trabajar es el diablo en persona. No hace nada para relajarse ni hace nada que realmente le guste, solo piensa en sacar buenas notas. Tampoco sale con amigos. Y sí, todo por la presión que tiene en casa. 

Total, que estos dos se conocen en la biblioteca. Zak juega ahí a rolear con sus amigos y ella les mira con toda la desaprobación posible por estar "malgastando" su tiempo en eso. Zak la ve y decide hablarla porque le llama la atención la chica. Ella le responde fatal. Y ese es su primer contanto, un poco desagradable. Luego Zak habla con una profe del instituto, que encima es su encargada de encontrarle una buena uni, y amenaza al chico con "o colaboras en el concurso este de palabras del que soy la profesora encargada o te mando a clases de verano y te quedas sin entrar en la escuela técnica". Zak obviamente acepta pero hay un problema: la convencióna la que va todos los años es justo ese fin de semana y se va a quedar sin ir. Y ahí empieza el meollo del asunto. 


Ana al ver que su hermano se marcha en taxi sin que ella pueda hacer nada
Y antes de hablaros del meollo, quiero hablar brevemente de Clayton o, también llamado, "el niño toca narices". Es el hermano de Ana y le han adelantado un curso porque es bastante listo. El niño toca narices no es como su hermana y no teme hacer alguna trastada porque es un niño —y un inconsciente—, así que cuando Zak se sienta a su lado y empieza a hablarle de lo guay que es la convención que va a perderse empieza a maquinar un plan en su mente malvada. ¿Cuál es el plan? Fugarse del hotel en el que van a hospedarse para el concurso, ir a la convención de cómic porque está prácticamente al lado y volver al día siguiente. ¿Lo hace? Por supuesto, en cuanto su hermana le niega cenar con Zak porque es un chico raro que va a hacer que pierdan. Encima, él es el que mejor parado sale del asunto cuando todo es su culpa. TODO. Encima, se gasta dinero en una entrada que no sé de dónde ha sacado porque, a ver, no creo que sus padres se lo hayan dado —sobre todo viendo cómo son los padres.

Volvamos a la parejita. Ana odia a Zak casi todo el libro y no le hace ninguna gracia que se haya ido su hermano por su culpa, así que van a buscarle mientras ella no deja de meterse con él. Y, a ver, todos sabemos lo que va a ocurrir entre estos dos pero viendo la evolución de la evolución de la pareja es que no te crees el inicio de esa relación. Habría quedado mucho mejor que simplemente empezaran a ser amigos y no ese morreo que no va a ningún lado. Y vale que el autor quiera mostrar que Zak es un tío guay en esa convención —¿por qué cada vez que alguien en una serie/película/libro va a un sitio friki tienen que ponerle como si fuera un dios ahí dentro o algo parecido? Porque encima siempre lo hacen para que su acompañante se quede en plan "oh, fíjate, si es súper guay"— pero no es necesario que cada chica con la que hable parezca que quiera liarse con él, deje caer una indirecta o algo por el estilo. No, no es necesario. 

Pero bueno, vale, a pesar de mis quejas hasta aquí todo bien. Típico libro de opuestos que se atraen, aventurilla para que se enamoren y decidan que quieren salir juntos. Ella resuelve las cosas con su familia. Él también. Se demuestran que lo que pensaban del otro no es la realidad y ya está. Guay. Puede gustarte o no gustarte. Se tiran todo el libro persiguiendo al hermano por la convención porque sabe esconderse —al hermano le da tiempo a jugar a las cartas, a ligar, a cantar y hacer mil cosas mientras los otros sufren— y les acaban pillando a los tres a pesar de la excusa que había puesto Clayton —porque encima el crío de las narices sabe mentir. Lo que no me ha gustado nada de nada y creo que sobra completamente es la subtrama que hay a partir de la mitad del libro. 

Yo al ver la movida que ha metido el autor para rellenar páginas
¿De qué va esa subtrama? Se encuentran una mochila con droga mientras buscan al hermano y se la dan al jefe de la convención por x motivos —a ver, que tampoco os voy a contar todo. Ellos se olvidan de la existencia de la mochila. Tú te olvidas de la mochila. Yo me olvido de la mochila. Todos nos olvidamos de la mochila. Menos el autor. Resulta que hay un chico que ve cómo se llevan la mochila, llama al traficante y este va donde Zak y le dice algo así como "o me das la mochila o te mato". Que digo yo, ¿qué pintan las drogas en una convención de cómics? En serio, ¿qué pintan aquí? ¿Por qué lo metes? ¿Para que Ana luzca las habilidades que tiene gracias a todos esos cursos que hace para ganar puntos de la uni? En serio, ¿para qué? Es que no tiene ningún sentido. El único es el de meter paja y rellenar para que la novela no se quede en ciento algo páginas porque no da para más. 

Podría haber metido otras cosas para rellenar. Un reencuentro de Ana y su hermana, Nicole. Un epílogo de cómo Ana y Zak son más felices que una perdiz al llegar septiembre. Una visita de Zak al cementerio en plan "buah que me ha pasado esta movida". No sé, algo con sentido.

Total, que no me ha gustado. Quizás me habría parecido que no estaba mal sin lo de la droga. Y sin que pareciera que la convención es el lugar donde vas a ligar con tías, te enrollas con ellas y luego pasan de ti fuera de ahí porque "qué vergüenza, conozco a ese tío de una convención". Y me habría gustado más si a Clayton le hubiera caído una buena bronca, que al final la que parece que ha hecho el estropicio es su hermana y no él —su hermana a la que casi le da un telele porque el idiota de su hermano se ha ido.

No hay comentarios: