23/7/16

Persuasión

Persuasión narra la historia de una mujer en su madurez, una mujer sensible, paciente y menospreciada, que, años después de haber rechazado, persuadida por un mal consejo, al hombre que amaba, ve cómo este reaparece en su vida, rico y honorable pero aún despechado. Una mujer, en suma, que quizá por primera vez en la historia de la novela debe luchar para que el amor le conceda una segunda oportunidad. Como telón de fondo, un logrado retablo familiar y una maravillosa recreación de época.

Ahora eran dos extraños. No; peor que extraños, porque jamás podrían llegar a conocerse. Era un exilio perpetuo.

No recuerdo en qué momento leí esta novela, sólo sé que cuando acabó se convirtió en uno de mis libros favoritos. Tanto por los personajes, por la historia y por la crítica que hace, me pareció brutal y aunque la tachan de lenta y aburrida, creo que es precisamente lo contrario. Pero es que, como digo siempre, a Austen hay que entenderla, hay que saber interpretar lo que te está diciendo y hay que dejarse llevar. Es cierto que esta novela no tiene casi humor pero es que no lo necesita, no es necesario ese sarcasmo, aunque no pierde, como he dicho, su inteligente crítica social. 

En esta novela tenemos a un personaje fantástico como Anne Elliot, mi heroína austenita favorita. La chica ya tiene 27 años y aún no se ha casado, y no está en los planes de su familia que lo haga. Es de esas personas que de tan buena acaban tomándola por tonta, se preocupa en exceso de su padre, ayuda a todo aquel que lo necesite, y siempre hacen lo que le dicen. A veces, cuando pienso en el libro, creo que es un poco por miedo a lo que viene después, miedo a la incertidumbre. Unos años antes, Frederick Wentworth, un hombre sin fortuna y sin familiares importantes, le pide matrimonio y Anne le rechaza, a pesar de estar profundamente enamorada de él. ¡Y ahí viene la primera crítica! 

El rechazo no es porque no le quiera o no le aprecie, si no que es porque su mejor amiga, que es como su segunda madre, le convence de que no puede casarse porque no tiene suficiente dinero, ni tiene su estatus social y sería una relación desigual para ella. Y claro, Anne, mucho más joven, se deja influenciar y dice que no, a pesar de que no quiere. Dice que no, porque en esa época si alguien te decía esas cosas, decías que no por temor a decepcionar o a lo que pudiera pasar, y por miedo a la pobreza. Así que Anne dice que no, y unos años él vuelve, y ella ya no es la de antes. Porque aunque Anne se ha resignado, cada día es más fuerte y menos sumisa, y aunque sigue siendo igual de buena, hay ciertas cosas que han cambiado. 

Todo era confusión. Se sentía perdida.

Otra cosa que me gusta mucho de esta protagonista es que no es guapa. Anne no tiene la belleza de las anteriores chicas austenitas, no tiene unos ojos impresionantes, ni un rostro angelical. No, es una chica normal, inteligente y buena que enamoró a Wentworth por su forma de ser, por ser tan dulce y amable, por ser lista. Y es algo que me encanta. 

Y bueno, por otro lado tenemos a Wentworth, un chico que lleva ocho años enamorado profundamente de una mujer, y que todo lo que hace es para poder llegar a merecérsela, porque a pesar de tener un poco de resentimiento, acaba entendiéndolo. Es mi chico austen favorito, no os voy a mentir. Me parece precioso todo lo que hace Wentworth para poder casarse con ella, los esfuerzos que hace por tener suficiente dinero para que nadie pueda decirle que no, su forma de ser la adoro y la carta. LA CARTA. La tengo señalada para leerla siempre que quiera porque me encanta, de verdad. Pero eso sí, no ves que no está tan resentido hasta que no acaba la novela.

Por conocerse tanto, habían aprendido a hablarse con calma e indiferencia aparente, pero en esta ocasión él no pudo adoptar ese tono.

Pero en el libro no salen solo ellos, sale la familia de ella, amigos en común, la gente de Bath (ay Bath, qué obsesión tenía contigo Austen que te saca en prácticamente todas las novelas) y es brillante la crítica social que hace. Una de las cosas que hace es criticar a la familia de Elliot, a quienes yo considero lo peor. Son unos esnobs egoístas, y tienen a Anne como si fuera lo peor, les importa un bledo si es feliz o no. Y se ve el esnobismo en el padre desde la primera línea, donde Austen te informa de que a él le encantaba leer el libro donde salen todos los baronets, y tal de la familia. Debía de ser un libro que tenían los de la clase alta o algo. 

Y algo que es diferente al resto de libros, es que en esta novela de verdad te metes en la cabeza de Anne, lo ves todo desde sus ojos, lees sus reflexiones, ves su dolor cuando cree que ha perdido a Wentworth, eres testigo de la fuerza que tiene, de lo que se esfuerza por ayudar a la gente, de lo desinteresada que es, y de lo que se castiga a sí misma por lo que hizo ocho años antes, cuando se dejó convencer y actuó en contra de lo que quería. Y es algo que no he sentido con ninguna otra novela de Austen, en esta novela se lució, la verdad, es impresionante. Y sobre todo creo que lo más bonito de este libro es que es la protagonista que realmente está enamorada.

Si hice mal una vez en ceder a la persuasión una vez, recuerde que fue por temor a riesgos, no por temor a correrlos

Tenéis que leerlo, y apreciarlo porque de verdad que es un gran libro. Es el más "oscuro" de todos, podría decirse, pero una maravilla. Y deberíais leerlo. Pero leerlo con ganas, pensando que estáis leyendo esa novela en el siglo XIX y escandalizándoos porque ¡os están criticando a todos vosotros y abiertamente! Léelo poniéndote en el lugar de Anne, piensa que eres una mujer de casi 30 años a la que no le dejan vivir y a la que su familia no le muestra ni el más mínimo afecto. Ponte en el lugar de Wentworth. Estás profundamente enamorado de esa mujer a la que nadie le ve nada de especial, pero que para ti es el mundo entero. Y te rechaza porque no tienes dinero para mantenerla, y sabes que tristemente es cierto. Así que te vas, y te conviertes en alguien digno de ella (o es lo que crees tú). Y vuelves. La ves. Te ve. Y no sabes qué hacer, porque estás en el siglo XIX y las cosas no funcionan como en el siglo XXI. Y queridos míos, si no abusáis del presentismo la vida literaria os irá muchísimo mejor.

Espero que os haya gustado este poquito que he hablado de Persuasión y nos vemos próximamente con ¡la abadía, mansfield, sentido y sensibilidad, los watson y sanditon!

PD: mañana habrá doble entrada, por la mañana Los Watson y por la tarde os hablaré de la lectura conjunta que he hecho este mes.

1 comentario:

annie and the books dijo...

Solo he leído orgullo y prejuicio de la autora, espero pronto leer otros :D
Me ha gustado mucho la reseña ♥♥

¡saludos!