25/7/17

La tempestad



"We are such stuff as dreams are made on, and our little life is rounded with a sleep"

La tempestad es mi obra favorita de Shakespeare. Antes de estudiarla en la universidad no me llamaba demasiado pero cuando la redescubrí se convirtió en mi obra favorita de este autor. ¿Por qué? Bueno, espero que tras leer esta entrada veáis por qué me gustó tanto. 

The tempest o la tempestad es la última obra que escribió Will y se la ha considerado su testamento literario, siendo uno de los motivos la posible identificación del autor con el protagonista y mago de la obra. ¿Por qué? El mago utiliza su poder para crear mascaradas y mover a los personajes como el quiere. Incita a los sueños e invita a los lectores a hacer estos suyos. En el epílogo habla a la audiencia y Will se involucra. Es él hablándonos a nosotros sin magia ni artificio alguno, haciéndose más débil la fuerza de Will y recordándonos que los espectadores son la fuerza de las obras. 

¿De qué va la tempestad? Pues hay una fuerte tempestad en el mar y un barco naufragia en una isla perdida del mundo y que es bastante pequeñita. En esa isla viven Próspero, un mago, y su hija Miranda; Ariel, un espíritu alado, y Caliban, un nativo deforme y monstruoso que es esclavo de Próspero. Miranda le pide a su padre que calme la tormenta que él mismo ha creado y él le tranquiliza en plan "hija mía, los del barco están a salvo, tú no te preocupes y déjame tranquilo" y le cuenta la historia de su vida —que no habrá tenido tiempo, porque vamos a ver se supone que viven ellos dos solos así que con quién más va a hablar— y le explica por qué ha creado la tempestad. Y bueno, a partir de ahí empiezan los enredos de la obra. 

¿Qué temas toca esta obra? La legitimación del poder y autoridad relacionado con los conflictos de subordinación, identidad y rebeldía, pues Próspero ha sido desterrado y en la isla intenta establecer su autoridad, gobernar sobre los nativos; contraposición entre la naturaleza en su estado primitivo, sin ser tocado por los humanos, y el arte o la cultura, relacionados con Próspero; y el descubrimiento y colonización de los nuevos territorios, pues Inglaterra estaba empeñada en ese momento en quedarse con Irlanda e hizo una campaña contra la isla, dando unos argumentos políticos y morales un poco regulares para salirse con la suya, además los indígenas eran algo exótico en aquella época aunque había dos formas de verlos, pues unos pensaban que eran unas bestias con conexión con el diablo y otros unos seres buenos que no habían sido corrompidos por los vicios —el ser humano es bueno por naturaleza, algo que defenderán los románticos en el siglo XVIII. 

Además, se establecen ciertas relaciones. Por ejemplo, la forma de Próspero y el rey James I de tratar a sus súbditos es similar. Ariel y Caliban representarán por una parte la petición de derechos y libertades y por otra el temor a la perdida de propiedad. ¿Qué tienen que ver estos con la realidad? Que era lo que les pasaba a los Comunes del Parlamento, temían perder los derechos y las propiedades que tenían. Caliban se puede ver como un ejemplo de lo que pasaría si les quitaban todo eso, aunque también puede ser la representación de los irlandeses que se levantaron contra la corona o la insurrección de los nativos en Virginia ante la presencia de los colonizadores. Además, los nativos eran vistos como seres salvajes, no siendo ni humanos ni bestias. Esto podría verse como una crítica por parte de Will a los hombres que iban de expedición en busca de fortuna, corrompiendo y humillando a los nativos. Caliban acusa a Próspero de arrebatarle su isla —años después, en la guerra entre vaqueros e indios, estos últimos acusaban a los hombres blancos de quitarles aquello que era suyo. Próspero también acusa a Caliban pero no de arrebatarle algo a él si no de intentar violar a Miranda y de utilizar un lenguaje abominable, desconociendo el inglés. Con ese intento de violación pasan dos cosas: Miranda puede ser vista como un cebo para que Caliban intente algo, creyendo que es consentido, para que él caiga rendido a ella y acusarlo después de violación y traición, sintiéndose avergonzado y sometiéndolo de esta manera para que haga lo que padre e hija quiera o puede ser una representación de las violaciones que sufrían las mujeres blancas por parte de los indígenas. De todas formas, Miranda y Caliban pueden igualarse en cuanto a que ambos son tratados como objetos para un fin. Miranda es utilizada para someter a un nativo y después para casarla y conseguir así más poder.

También hay una defensa del poder del arte y de la cultura pues el poder de Próspero es gracias a los libros y Caliban quiere arrebatárselos para así tener él ese poder y ganar al hombre que le ha tenido sometido. El arte y la cultura se vuelven un símbolo de la dignidad. 

El lenguaje utilizado en La tempestad es evocador, sensorial, hay imágenes conectadas con sensaciones y los sentidos físicos, logrando que te metas de lleno en la obra. El ritmo, a diferencia de otras obras, es ligero porque el pentámetro yámbico tiene abundantes encabalgamientos que hacen que la obra sea fluida. Además, hay una curiosidad y es que los nobles hablan en verso y los criados en prosa. Tiene sentido porque el verso es delicado y en aquella época tenía cierto estatus. 

Y después de leer todo esto os preguntaréis que por qué es mi favorito, pues veréis, es muy fácil: por todo lo que tiene esta obra de contenido. De lo que os he hablado en esta entrada es una mínima parte de todo el análisis que se puede hacer a esta obra, se puede hablar de muchísimas cosas más y me parece increíble. Además, me lo pasé muy bien leyendo esta obra y se nota la madurez de Will como autor. Es una maravilla y tiene tanta crítica en ella. Es como un bofetón a la sociedad de su época, en plan "lo estáis haciendo fatal pero mirad, os lo digo bonito y a ver si pilláis el mensaje, zopencos", quedándose tan ancho y muriéndose después. 

La próxima será la última entrada de Shakespeare por el momento y espero que os guste. Esta vez iremos a una novela histórica: Henry V. 

No hay comentarios: