4/7/17

La vegetariana

Foto de la autora (Fuente)
Yeonghye es una mujer aparentemente normal, joven, sin mayores virtudes o defectos. Una noche, sin ninguna actitud previa que hiciera suponer un cambio en su carácter, su marido la encuentra en la cocina tirando a la basura toda la carne almacenada en el congelador. Cuando él la increpa por lo que está haciendo, ella le dice que ha tenido un sueño y que abandonará la ingesta de carnes. Su determinación es absolutamente radical e irrevocable, pero el marido y la familia no están preparados para esta decisión ni para la transformación que comienza a gestarse en Yeonghye a partir de ese momento

Había leído y oído a muchísima gente hablar de este libro y cuando lo vi en la biblioteca no pude resistirme. Me lo llevé a casa y tras terminar Carry On de Rainbow Rowell me puse a tope con esta novela. Antes de nada, tengo que aclarar una cosa del título porque está mal y creo que es importante que se sepa la diferencia entre una cosa y otra. 

Los vegetarianos eliminan la carne y el pescado de su dieta, siguen un régimen que está formado en su mayor parte por productos vegetales (verduras, fruta, legumbres, cereales, semillas, frutos secos...), dentro de los vegetarianos hay distintas dietas porque hay algunos más estrictos que otros. Los veganos, en cambio, son más que una dieta. Es un estilo de vida y además de seguir una dieta en la que no hay nada que provenga de animales, también llevan esto a la ropa y al calzado, evitando vestirse con cosas de origen animal. Teniendo en cuenta esto, el título para el libro sería más adecuado La vegana porque Yeonghye no se limita a dejar de comer carne, si no que tira toda la ropa que tiene de origen animal. Pero claro, La vegana no queda tan bien de título como La vegetariana. Dicho esto, empecemos. 

A ver, yo no sabía muy bien de qué iba el libro porque arriba os he puesto esa sinopsis tan cuqui que he pillado de lecturalia pero no es la que tenía en el libro así que cuando yo me puse a leerlo y me encontré con el percal mi cara fue todo un poema. Mientras lo iba leyendo, yo iba mandando mensajes a mi novio en plan "no sé que estoy leyendo" o "madre mía, pero es que aquí está pasando tal cosa y me está dando algo" o "no entiendo nada, este es idiota, pero qué está pasando". Tendría que haber grabado la experiencia en plan "Diario de una lectora flipando" y es que este libro ha sido impresionante por cómo está contado pero ha sido terrible por lo que pasa en él. 

Yo ya sabéis que digo que a los rusos y a los nórdicos les falta algún tornillo pero es que los asiáticos les superan a todos estos —¿habéis visto algún dorama alguna vez? Porque yo sí y a ellos el dramatismo les flipa. Total, que la historia va de una señora que un día se levanta, tras tener una pesadilla horrible, y se queda mirando a la nevera como si allí viera algo que el resto no puede ver. Total, que se pone a tirar toda la comida, ante la atónita mirada de su marido, sin decir una palabra, y ahí empieza la novela. 

Aunque la protagonista es Yeonghye, la historia nos la cuentan tres personas distinas: su marido, su cuñado y su hermana. Las dos primeras voces me desagradaron muchísimo y a veces se me hacía insoportable la forma en la que ellos contaban la historia. 

La parte del marido es "yo, mí, me, conmigo". Habla de cómo le afecta todo a él, de cómo su mujer ha dejado de hacerle la comida que a él le gusta, de plancharle y lavarle la ropa, de despedirle todas las mañanas, de vestirse para él y empezar a vestirse para ella... incluso llega a llamar a la familia de ella como si les exigiera una disculpa por la forma de comportarse de su mujer. Por supuesto, la familia le pide disculpas y le dicen que harán hacerla entrar en razón. En vez de intentar comprenderla, él intenta hacer que vuelva a ser la que era a la fuerza. No le preocupa la salud de su mujer, aunque en ocasiones haga parecer que sí, si no que lo que le importa es que ha dejado de servirle y de ser la esposa sumisa que había tenido hasta ahora. Él mismo dice que en realidad no quiere a su mujer, no le ha gustado nunca ni por su forma de ser ni por su físico. Nada de ella le atrae. Se casa con ella porque no se queja y hacen lo que él quiere. Es nauseabunda esta parte, de verdad. Hay un momento en el que él la viola, cansado de que ella no quiera ni acercarse a él, tratando así el tema de la violación en el matrimonio, y en ese momento os prometo que dejé de leer para respirar hondo porque la parte del marido se me estaba haciendo durísima.

Con este primer narrador, veremos los inicios de Yeonghye como vegana aunque desde el principio nos daremos cuenta de que en realidad no es una conversión al veganismo si no una transformación a algo más. Tiene pesadillas y nos las contará —será el único momento en el que oíremos su propia voz—, dejándonos una pista de que hay algo más que no querer comer más carne. Seremos testigos de cómo todos intentan hacer lo que quieren con ella y que, desde el principio, nadie intenta comprender realmente por qué está haciendo eso. Lo único que a ellos les importa es que no come carne. 

La segunda parte, la del cuñado, sucede un poco más tarde de la primera. Él, fingiendo estar preocupado, empezará a acercarse a su cuñada con la intención de convencerla para hacer un vídeo "artístico", que en realidad será una excusa para acostarse con ella. Veremos lo cambiada que está Yeonghye y cómo su salud mental parece haber empeorado. Además, también observaremos cómo se lo ha ido tomando la familia y cómo su hermana es la única que realmente sigue preocupándose de ella, llevándole comida vegana al apartamento para que se alimente bien. Por cierto, este señor también piensa solo en sí mismo y en sus necesidades sexuales, no piensa en absoluto en su mujer, hijo y cuñada, lo único que quiere es cumplir una fantasía y si alguien sufre pues le importa bastante poco.

La tercera parte, la de su hermana, también tiene un salto en el tiempo. Es un cambio muy brusco de narrador porque, por una vez, la historia nos la contará alguien que intenta comprender por qué su hermana es como es, tratando de ayudarla y procurando visitarla cada cierto tiempo, siendo el único familiar que lo hace. Esta parte fue la más agradable de leer y tal vez mi favorito. Veremos su sufrimiento al ver a su hermana con una enfermedad mental. 

La vegetariana fue un libro curioso de leer porque es completamente diferente. Entiendo por qué se ha elogiado tanto esta novela y por qué ha causado tanto revuelo. Aunque el título parece indicar una cosa, al final va de otro asunto completamente distinta. El libro habla de cómo una mujer toma una decisión, la de cambiar su dieta, y acaba volviéndose una ofensa para todo el mundo porque no ha seguido el canon. Toda su familia siente que les ha decepcionado. Su marido, quien hasta ahora la veía como una mujer florero, se enfurece porque ella, la mujer sumisa de la que se había enamorado, ha decidido empezar a decir no, cambiando su rutina. Todo el libro es una crítica a la violencia humana, mostrada de una forma bastante especial. Es... es una novela diferente, pues no hay que olvidar que la escritora es coreana y eso a los lectores occidentales nos condiciona porque no tenemos la misma visión del mundo que los orientales por lo que os sugiero que, si lo leéis, lo hagáis con la mente abierta.

No hay comentarios: